Diario de una estudiante

19 marzo 2019

A VECES SE EMPIEZA POR FUERA

Me presento como una nueva alumna del Curso de Asesoría de Imagen y Personal Shopper que imparte la Escuela Moda ELLE. Si bien acabamos de empezar como quien dice, quiero contar un poco mi experiencia personal.

El curso me está sorprendiendo gratamente ya que tiene un enfoque que me parece muy interesante y es el de usar la moda para resaltar la imagen natural y personal de cada uno.

Desde pequeña soy fan de la moda, la ropa y los complementos.  Mi madre me traía la caja de lazos y yo me miraba el vestido y elegía. Mis muñecas han sufrido más de un cambio de look y de adolescente jugaba a crear mis propias revista de moda. Pero también tenía claro una cosa: quería ser abogada.

Lo segundo ya lo he conseguido o al menos estoy en ello. Pero mi pasi por la moda lo seguí manifestando desde mi armario, sin ir mucho más allá.

 

Este último tiempo más de una amiga me ha preguntado si un día la acompañaba de tiendas y yo pensaba para qué me necesitan a mí, con lo maravillosas que son.  Así que un día me puse a investigar en las redes que cursos de asesoría de imagen impartían en España, y di con este: los astros se alinearon y contaba con el factor tiempo para hacerlo.

Este febrero empecé y aunque me he decantado por la modalidad online, está genial porque puedes visualizar todas las clases, compaginándola con tu agenda personal.

He de decir que es algo que hace tiempo que quería hacer, pero siempre da un poco de miedo decir que te gusta este mundo, porque está mal asociado a la frivolidad y la falta de interés por otras cosas.

No sé si de aquí saldrá algún proyecto personal o se quedará en un mero aprendizaje, eso solo está en mis manos y en la suerte, pero merece la pena intentarlo.

Lo que más me gustó de las primeras clases es que se hace hincapié en que un  asesor de moda no tiene que vender tendencias sino ayudar a resaltar la belleza del cliente, utilizando como herramientas para ello unas serie de  teorías o pautas ya establecidas.

Aunque parezca un poco de psicología inversa, si cambiamos por fuera acabamos cambiando un poco por dentro. Y no se trata de correcciones personales sino de sentirte mejor.

Hay que atreverse a jugar con la moda, y este curso te da las reglas del juego, al mismo tiempo que te está abriendo las puertas de una profesión tan seria como cualquier otra pero mucho más colorida.

Siempre pienso que no elegimos unos zapatos o un abrigo por qué si. Si un día preferimos ponernos unos tacones en vez de unos planos es porque por los motivos que sean esa mañana no queremos estar tan cerca del suelo .

La curiosidad y la locura por la moda ya la traía de casa, pero el Curso de Asesoría de Imagen y Personal Shopper me está aportando unos puntos de vista técnicos y profesionales que realmente cambian mi forma de ver la moda.

Belén Moser, Curso de Asesoría de Imagen y Personal Shopper


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

15 marzo 2019

Di-Soñar de nuevo

Mi nombre es Luisa Cornejo, después de varios años de aprendizaje y estudio, el pasado mes de febrero lancé mi primera colección comercial en pasarela.

Estudié diseño y gestión de moda en Sevilla de Moda, en mi ciudad natal, Sevilla. Como ya os conté en mi primer post, mis ansias de aprender y de crecer en el apasionante mundo de la moda, me hicieron lanzarme a ampliar mis estudios sobre RR.PP, Visual Merchandising y Estilismo en Escuela Moda ELLE. Con ellos,  el pasado mes de febrero realicé mis prácticas en la Mercedes Benz Fashion week, un sueño cumplido.

Tras un mar de experiencias vividas, trabajando como patronista y diseñadora en otras firmas, al fin me he aventurado a crear mi marca “Luisa Cornejo” y a abrir mi propio atelier.

“Eleanor Rigby” es el nombre de mi primera colección, lanzada en “Code 41 talent” en la semana de la moda de Sevilla. Junto a otros jóvenes talentos tuve la oportunidad de pisar una pasarela profesional. Esta colección es una declaración de intenciones, una pequeña muestra de mi estilo, de mi mundo interior y de todo lo que la moda me hace sentir y transmitir.

Está inspirada en los años 50, recibe el nombre de una de las canciones del grupo británico “The Beatles”, siempre mi banda sonora de cabecera a la hora de inspirarme.

Es una colección colorista y optimista, pretende hacer un contraste entre la situación de la época de los años 50 y la actitud de la juventud, que pretendía huir a base de bailes y “rock and roll”.

“Cortes clásicos con líneas renovadas y romanticismo” es el espíritu que pretendo transmitir.

Además quise hacer un guiño a mis raíces andaluzas incluyendo mosaicos de la Alhambra de Granada y el alcázar de Sevilla en modo de estampaciones en seda natural.

Un sueño cumplido que será el pistoletazo de salida de mi carrera profesional, en la que espero darlo todo y más.

Gracias a las firmas colaboradoras “Marypaz shoes” & “Sympathique Shop” que fueron el complemento perfecto en este día tan especial. Gracias a la plataforma “CODE 41 Talent” por ser el impulso y el escaparate para obtener una oportunidad en el mundo de la moda y por supuesto gracias a Escuela Moda ELLE. por ser el altavoz, por ofrecerme experiencia y motivación.

Que el límite, sea el cielo.

Luisa Cornejo, antigua alumna del Diploma de RR.PP, Visual Merchandising y Estilismo.

 


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

12 marzo 2019

Devoción en Devota & Lomba

El pasado lunes 4 de marzo, Escuela Moda ELLE dio la oportunidad de asistir al atelier de Devota & Lomba, en Madrid, a algunos de los #30 primeros alumnos matriculados en sus diversas ofertas educativas.

Durante la visita, Modesto Lomba –diseñador, fundador y cara visible de Devota & Lomba– nos explicó los entresijos de la firma y toda la historia que había en una marca que sobrepasa ya los 30 años de vida. Para ello, habilitaron asientos en la sala del atelier donde se desarrolló el evento, con el detalle de dejar colocado sobre ellos un pequeño obsequio de la firma para cada una de nosotras. Así, en un ambiente recogido, familiar y cercano dio comienzo la charla.

Envueltos en los diseños de las últimas colecciones presentadas en la pasarela de la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid, Modesto Lomba contó orgulloso qué era la firma, de dónde venía y cómo había crecido durante todos estos años; comenzaron así a fluir palabras cargadas de experiencia y de pasión tanto hacia Devota & Lomba como hacia el arte de diseñar.

La firma española nació en los años 80, en plena Movida Madrileña; aunque Modesto Lomba y su compañero José Luis Devota no eran de Madrid, Lomba afirma que pudieron conocer, y sobre todo vivir, esa capital llena de cambios, novedades y euforia que también abría paso a una nueva visión de la moda de la que fueron partícipes.

José Luis Devota había estudiado arquitectura en Argentina, siendo en aquellos años la opción que más se asemejaba al diseño de moda; aunque nunca llegó a ejercer como arquitecto, tal y como cuenta Lomba, dichos estudios fueron el pase a su carrera como diseñador y con ello al mundo que le apasionaba. Por su parte, Modesto Lomba se formó en una sastrería de su Vitoria natal, donde desarrolló esa precisión y disciplina que requiere una de las prácticas mas estrictas de la moda como es la sastrería.

Desde entonces, y más de 30 años después, Devota & Lomba ha crecido hasta convertirse en una de las marcas españolas más importantes, ganadora de diversos premios como el conocido Cristóbal Balenciaga a Creadores Noveles en 1989.

Mantenerse en una posición de prestigio durante décadas no es sencillo, es el resultado de la constancia, del esfuerzo y de la voluntad de hacer realidad lo que imaginas en tu mente. Cuando Modesto Lomba habló sobre su inspiración, dijo satisfecho que una colección daba pie a otra, ya que se inspira en la propia firma al examinar sus anteriores colecciones. Durante la creación de una nueva colección ya se piensan ideas para la siguiente; Lomba dijo entre risas que “si no existiera una fecha fijada para presentar cada colección, aún no habría sacado ni la primera”.

Gracias a esta filosofía de trabajo, a la experiencia y a sus propias inspiraciones, Devota & Lomba tiene un sello propio, algo realmente complicado en la generación del fast fashion en la que es casi imposible encontrar piezas con las que distinguirte de las tendencias del momento. El hecho de haber creado y consolidado su identidad les permite no pasar nunca de moda, sencillamente porque no la siguen. Modesto Lomba destaca que el diseño es un ejercicio de investigación, y en su caso, podría decirse que de investigación a la inversa, puesto que está al tanto de las tendencias, pero para huir de ellas. En definitiva, lo que pretenden los diseños de la marca es que se hable de su esencia, no de tendencia. La mejor forma de comprobar que el objetivo de atemporalidad e identidad se ha conseguido, es ver a sus clientas habituales llegar al atelier con prendas de hace 15 o 20 años que podrían pertenecer perfectamente a las nuevas colecciones. No cabe duda de que, aunque los años pasen, la marca sigue brillando como lo hacía al principio, y como nos dijo Modesto Lomba: “es muy importante que la marca no envejezca con nosotros”.

Un placer y una suerte haber vivido esta experiencia en Devota & Lomba, una firma emblemática que deja claros sus valores en cada colección y su devoción por el diseño, tan único como característico.

Gracias a Escuela Moda ELLE y a Mindway por la oportunidad.

Marina Sánchez  Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo

Instagram: marinaschez


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

8 marzo 2019

Cine y Moda: una historia de amor

Este era el título del pequeño evento al que las alumnas de Escuela Moda Elle fuimos invitadas. Un gran titular con mucha tela que cortar y muchos bajos que ajustar… porque la moda siempre ha estado ligada al cine, o el cine a la moda… lo importante es que hablamos de una relación, de una comunicación abierta y evidente entre ambas manifestaciones culturales.

Cultura es un concepto sumamente amplio y vasto donde entran muchísimas cosas, aspectos, comportamientos, rituales, técnicas, incluso vestuarios, maquillajes y peinados, que son las manifestaciones que en este caso nos llevan a examinar la relación simbiótica entre esos elementos de los que se vale el cine para darle forma a sus ideas, para dar vida al storytelling.

El cine es el encargado de hacernos soñar, de trasladar nuestros sueños o las imágenes de otras épocas, pasadas o futuras, a otros lugares distantes o a aquellos por los que transcurre nuestro día a día. El cine es magia, es identificación al puro estilo griego del pathos y del hybris con la misión de enseñarnos y lograr la catarsis, pero el cine es una mezcla de muchos elementos que se van añadiendo con la misma meticulosidad con la que se añaden los elementos en un laboratorio, todo tiene una importancia vital.

En palabras de las invitadas, dos de ellas ganadoras de 3 premios Goya por mejor maquillaje y mejor vestuario, y la tercera, una periodista especializada en cine y moda, escuchamos la frase “el vestuario es un subtítulo”, palabras claves que guiarían todo el devenir de la charla, poniendo de relieve que el vestuario habla, y habla tanto o más que el propio personaje, porque muestra cómo es su personalidad, qué le gusta, qué no le gusta y qué le preocupa en determinados momentos, por lo tanto, se trata de la moda como elemento indispensable a la hora de dar vida al séptimo arte.

En este mismo sentido, en referencia al maquillaje y la peluquería, se decía: “si el vestuario es un subtítulo, el maquillaje y la peluquería son las comas y los puntos”; ¿por qué?, por la misma razón. Un personaje va más allá del actor que lo representa (si se representa con profesionalidad), y debe construirse a partir de pequeños fragmentos, no solo de sus líneas recitadas en escena, una tras otra, no solo de sus interacciones con otros personajes, sino también en cómo se ve y qué transmite esa visión sobre él al espectador cuando solo lo observa.

Tal y como las invitadas lo enfatizaron, el trabajo de crear un vestuario se asemeja al de un diseñador porque trata de visualizar y de llevar a la realidad esa imagen mental después de leer el guion, de conseguir las telas, las texturas y los colores adecuados. También dista del diseño de moda bajo una marca o rótulo, porque no busca la funcionalidad a nivel de prenda, o no pretende crear una tendencia ni vestir a un target, sino que busca la funcionalidad para la escena, aunque esto signifique que la prenda en sí no sobreviva a más de una secuencia, y de que, quizás, se deje de ser fiel a la realidad de una época en cuanto a indumentaria por darle más valor a la necesidad de transmitir cierto mensaje con las prendas.

Por tanto, estos trabajos técnicos tras bastidores y que dan forma a la producción conllevan arduas investigaciones de viajes en el tiempo, cuando son necesarios, o de otros geográficos y adaptativos culturalmente, pero la moda siempre estará allí como forma de arte para darle imagen a las letras que se agolpan una tras otra en largos guiones.

Gracias a Escuela Moda Elle por conectarnos con la magia del cine y la moda bajo Las Nubes de la Castellana.

Andrea Torres, Máster de Marketing de Moda.


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

5 marzo 2019

Karl Lagerfeld, el icónico diseñador que revolucionó el mundo de la moda

Hace unos días nos despedíamos del kaíser de la moda, el diseñador más importante e influyentes de la historia. Karl Lagerfeld, conocido mundialmente por resucitar Chanel cuando ya nadie apostaba por la marca, moría en París el pasado 19 de febrero a los 85 años a causa de un cáncer de páncreas, según Daily Mail. Las dudas sobre su estado de salud habían aumentado desde mediados de enero, cuando se ausentó del último desfile de alta costura de Chanel.

El único, junto a Armani, que siguieron en activo más allá de los 80, responsable de tres firmas: Chanel, Fendi y su propia marca Karl. También era reconocido como artista a nivel mundial, gracias a su trayectoria como fotógrafo de las campañas de Chanel, y como artífice de editoriales para revistas como Vogue, Harper’s Bazaar o Visionarie.  Era un gran apasionado de la lectura, y siempre que elegía algún libro compraba tres iguales: uno para leer, otro para recortar y otro para su gran biblioteca. “Dispone de una cultura a la antigua que los demás no tienen, una sed de conocimiento que ha formado su espíritu. Puede leer un libro sobre el siglo XVIII e imaginar cuatro colecciones a partir de dos o tres páginas.”, dijo el historiador de moda Olivier Saillard.

Su muerte, sumada a las de su gran rival Saint Laurent (quién Coco Chanel había designado como su heredero natural antes de morir), y a las de Givenchy o Alaïa, supone la desaparición casi definitiva de una generación de modistas, de la que ya solo sobrevive Valentino Garavani. Pero Lagerfeld se diferenciaba de todos estos por la forma de reinventarse continuamente a lo largo de una carrera muy productiva.

Nació en 1933 en el seno de una familia noble, en un pequeño pueblo del norte de Alemania. Pronto dejaría aquella vida para trasladarse a París, en busca de un futuro a la altura de sus expectativas. “Márchate, este sitio es demasiado pequeño para ti. Aquí no podrías convertirte más que en profesor de dibujo, y no he estado embarazada nueve meses para eso” fueron las palabras de la madre de Karl Lagefeld. Consumidor voraz de arte y cultura, Karl comenzó su carrera en la casa de moda de Balmain, como asistente junior, aunque odiaba ese apelativo “No nací para ser asistente” decía.

Tras dejar Balmain, pasaría por House of Patou, Chloé, hasta llegar, en 1967, a Fendi. Para esta última Karl dedicó 50 años de su vida, y el pasado 21 de febrero, la casa le rindió homenaje en el desfile que tuvo lugar en la Semana de la Moda de Milán. Las luces se apagaron y comenzó la proyección de un sentido vídeo que ha sido publicado en el Instagram de la marca. En él, Karl Lagerfeld narra su primer día en Fendi mientras se dibuja a sí mismo luciendo un sombrero de Cerruti, sus míticas gafas oscuras, una chaqueta de caza británica, pantalones, botas y un bolso que había encontrado en Milán.

Pero, sin lugar a dudas, el año que marcó para siempre la vida del diseñador fue 1983. Chanel, marca icónica de la moda francesa, cuya fundadora, Coco Chanel, no había sabido anticipar el éxito de los vaqueros y las minifaldas, contó con Lagerfeld para que reviviera la marca. El kaíser aceptó el reto y en menos de una década la resucitó, apoyándose en modelos como Cindy Crawford, Carla Bruni, Naomi Campbell o Claudia Schiffer. Supo adaptar el lujo a los nuevos tiempos sin perder la esencia y los valores que dejó Coco Chanel.

Reinventó la doble C, introdujo novedades vanguardistas, desde minifaldas, pantalones repletos de lentejuelas, el plástico en los complementos, y creó una línea más urbana para la generación millennial. Lagerfeld entendía que la supervivencia pasaba por las nuevas generaciones. Renovarse o morir, para ello ha contado con embajadoras como Lily Allen, Cara Delevingne, Kristen Stewart, Kendall Jenner y Gigi Hadid. Tras la muerte del modista, Virgine Viard, mano derecha de Lagerfeld, será la nueva directora creativa de la maison.

En 1984, creó su primera marca de moda, su proyecto más personal y decidió bautizarla con su propio nombre, posicionándola como una firma de tendencias y lujo accesible. La estética de la marca está caracterizada por el blanco y el negro, por su silueta y por la de su gata. Tras varios altibajos llegó al gran público gracias a su colaboración con H&M, la primera entre el gigante del low cost y un diseñador reconocido.

Sus conocidos lo describían como un hombre que representaba la ambigüedad y la insatisfacción permanente, un perfeccionista en toda regla. “¿Por qué esa obsesión de estar con gente? El mayor lujo es la soledad. Nunca me siento solo”, decía el mítico diseñador, y de esos momentos de introspección nacían sus mejores diseños.

Solo soportaba la compañía de su gato Choupette, felino que además de tener dos empleadas domésticas a su servicio, tiene su propio libro: Choupette: The Private life of a High-Flying Fashion Cat, ha llegado a ganar tres millones de euros en un año por dos trabajos publicitarios y actualmente es la heredera de parte de su fortuna. “Estoy muy en contra de la memoria y cosas así. Hay que desaparecer. Admiro a los animales del bosque, que no se les ve cuando se mueren”, decía un Lagerfeld cuya marca, sin embargo, le rememorará.

 

Lucía López Castro, Máster Marketing de Moda


1 comentarioEnviado por: masterclass

1 marzo 2019

DE SAVOIR-FAIRE A SAVOIR-FAIRE

Desde pequeños parece que nos programan para dirigir nuestras vidas a lo que, al menos en mi caso, pensaba que era lo correcto. A los 18 tienes que estudiar una carrera que en cierta medida te facilite una salida. Una vez que terminas la carrera perfecta tienes que buscar un trabajo relacionado con tu carrera. Y fin, ya has logrado todo lo que tenías que conseguir en tu vida.

La segunda década de mi vida la dediqué a sacarme una carrera y a trabajar en una profesión deseada hasta que un día ya muy cerca de los 30 me dije:  basta voy a hacer lo que realmente quiero y me matriculé en el Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.

Mi padre muy reacio a ello, me dijo con la boca chica: “bueno si quieres…” pero realmente, bajo esa sonrisa forzada,  pensaba que era una locura porque estaba dispuesta a abandonar el trabajo que él siempre había pensado para mí,  para hacer algo completamente distinto: lo que yo quería. El año pasado, al inicio del curso en noviembre, dudaba si estaba haciendo lo correcto o no y lo más importante de todo, si estaba preparada para salir de mi zona de confort y lanzarme directamente a hacer lo que siempre había soñado.

En una de mis primeras clases, dos palabras de fondo irrumpieron en mi cabeza: So what?  Dos palabras que colocaron mi desordenada cabeza en cuestión de segundos, la ponente, María Eugenia Girón, a la cual le estoy muy agradecida a día de hoy, me hizo cambiar por completo la visión que había tenido hasta ese momento de todo. Su afán e ímpetu por reinventarnos en todos los aspectos de nuestras vidas me hizo querer aprender más y más, por lo que  poco a poco me empecé a meter en el Fashion Business, mi sueño, mi verdadera pasión.

Cuando finalicé en junio, era una persona distinta y sin pensarlo dos veces ya sabía que mi próximo paso iba a ser hacer el Máster de Marketing de Moda. Sin embargo, la noticia no sentó muy bien en casa, así que intente entender a mi padre y descubrí que teníamos más cosas en común de lo que yo pensaba.

Cuando era adolescente, sin querer tire una botella de vino. Mi padre, cuando vio la botella hecha añicos en el suelo, se enfadó mucho. Pero no, no era una simple botella,  era una pequeñita parte de su pasión derramada por el suelo.

El vino al igual que la moda, crea momentos y recuerdos, nos remonta a otras épocas y nos deleita con elaboraciones sublimes.  Podemos hablar de elegancia, finura, precisión, toques elitistas, excentricidad, intensidad, descaro…para algunos tanto cuando disfrutamos de una copa de vino como cuando vemos una confección de alta costura.

Las piezas de Haute Couture, auténticas obras de arte elaboradas para una sola persona en función de sus medidas incluso de su postura, sin apenas usar la máquina de coser me parece algo sublime. Piezas confeccionadas  con telas de calidad exquisita, cosidas a mano con extrema delicadeza y atención al detalle, por los mejores artesanos en atelieres parisinos que dedican horas y horas de trabajo, para bordar, plisar, pintar y tejer diseños que en algunos casos no están a la venta o son muy difíciles de adquirir.

El vino, sin embargo necesita años para ser mejor, pero también necesita unas suntuosas telas para su elaboración: las uvas, excepcionalmente elegidas y recolectadas que al igual que un modelo de Chanel Haute Couture en muchos casos son exclusivos o de venta limitada.

Mi padre tiene una pasión. Yo tengo la mía. Pero lo que está claro es que ambos compartimos el culto por el savoir-faire, él del mundo del vino y yo del mundo de la moda. Él sigue disfrutando de su pasión y yo he empezado a dedicarme a la mia gracias a su apoyo, al Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo y ahora al Máster de Marketing de Moda. Por fin, puedo decir que he descorchado la botella y he liberado mis sueños, y mi verdadero talento gracias a Escuela Moda Elle.

“El vino siembra poesía en los corazones” Dante Alighieri

VINO BLANCO Fino, elegante, mezcla de frutas que pueden ser cítricas o incluso exóticas, envolvente, con recuerdos florales, fresco y en algunos casos ligeramente amargo y delicado.

VINO ROSADO Colores rosáceos por los matices que le aportan las fresas, frambuesas o incluso pétalos de rosa, afrutado, juvenil, brillante, vivo, sabroso, ligero, alegre, sensual

 VINO TINTO Color cereza intenso, granate con toques violáceos vivos, intenso, persistente, aromático, maduro, armonioso, complejo, largo, vigoroso.

Todos mis agradecimientos a Bodegas Pago del Vicario donde me he sentido como en casa, Algod Family Wines y en especial a Darío Barco Durán Jr cuyo apoyo ha sido esencial desde el principio.

 

Miriam Pérez Díaz. Máster en Marketing de Moda


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

26 febrero 2019

LAUWOOD, una marca hecha a fuego lento

Dentro del contexto de MADRID ES MODA, Escuela Moda Elle nos brindó la oportunidad de asistir, en distintos días, a la masterclass y el desfile de la firma de bolsos y complementos Lauwood. Lo que diferencia a estos bolsos de cualquier otro del mercado, es que todos ellos están fabricados en madera, material totalmente inusual y novedoso en este tipo de complementos.

La creadora y diseñadora de la marca, Laura Tapias nos explicó de dónde vino esta idea tan revolucionaria, su filosofía como marca y nos dio algunos consejos a la hora de lanzarse a la creación de una firma de moda.

Laura viene de una familia de tradición ebanista, quienes durante mucho tiempo todos se han dedicado a la fabricación de muebles de madera en El Real Sitio de San Idelfonso, en Segovia.

Cuando Laura lanzó su idea de fabricar bolsos con madera, a pesar de que a priori la idea parece descabellada (puesto que la madera no es un material muy maleable y encima puede resultar pesado), Laura peleó por su idea, investigó los distintos tratamientos que podía tener, qué tipos de madera serían las mejores, dónde podría encontrar bosques sostenibles. No fue un proceso rápido, de hecho el lema de su marca es hoy en día “hechos a fuego lento”.

Ella procuró rodearse de los mejores especialistas en el sector, uno de sus consejos fue ese mismo, que para sacar adelante un proyecto, hay que rodearse siempre de los mejores. Desde luego una lección de humildad y de aprendizaje. Además de con la madera, dedicó también tiempo y recurso en investigar otros materiales con los que podría combinarla, tales como pieles, telas e incluso el microcemento.

Durante la masterclass pudimos no solo conocer, si no también tocar una piel que se arruga como un papel, piel de pez raya, telas estampadas, maderas de colores y texturas diferentes… Realmente asombroso fue tener en las manos un bolso realizado con madera y microcemento, quizá la estrella de la colección, que, al contrario de lo que uno pueda pensar, no pesa nada, es ligero y muy bonito.

Fruto de todo este trabajo e investigación, nació la colección que pudimos ver unos días más tarde, mucho más extensa de lo que en un principio pudiera parecer. Laura nos presentó bolsos de asa corta, bandoleras urbanas con las solapas de colores, cluchts brillantes para noches de fiesta, mochilas y shopping bags de piel que se pueden pegar y no ocupan espacio. En cuanto a las formas, eran cuadradas, tipo baguette, shopping. Dentro de las limitaciones que exige un material como la madera, había un bolso prácticamente para cada ocasión y para cada tipo de persona.

Es muy alentador ver una empresa española como Lauwood que nació en un pueblo de Segovia,  ha podido hacer un producto tan innovador. Laura trata sus materias primas con respeto, buscando la procedencia de todas ellas, que sean de comercio justo y sostenible, no por nada Lauwood pertenece al grupo de las 37 empresas más sostenibles de Europa. Mucho trabajo, inversión en I+D+I, tener un equipo de profesionales y no tener prisa, hacen de esta firma un ejemplo a seguir.

Carlota Montemayor. Diploma RR.PP., Visual Merchandising y Estilismo


2 ComentariosEnviado por: masterclass

22 febrero 2019

Oteyza, con O de Olé

El pasado viernes 25 de enero tuve la oportunidad de asistir al desfile de Oteyza en el Teatro Español, espacio que no pudo haber sido más ad-hoc para que los diseñadores españoles presentaran su colección Otoño – Invierno 2019.

Oteyza, nos presenta “Lances”, una mirada al pasado con insistente acción en el presente, un viaje por el tiempo. Marca caracterizada por avivar el acento español, nos mostró una vez más la reivindicación a la clásica capa española, el sombrero cordobés, las galernas, los vuelos, todo con una increíble sincronía a lo que la marca representa “geometría, simplicidad y movimiento”; que hace que sueñes con tener cada una de sus piezas y querer formar parte del universo Oteyza.

Ambientados con una música electrónica que fue subiendo de nivel paulatinamente, Oteyza nos dio un “amuse bouche”, en dónde aparecen tres modelos vestidos con galernas negras, sujetando un globo que en cuanto lo hacen estallar dan la última llamada en el teatro, anunciando que el verdadero espectáculo está por comenzar.

Uno de los diseñadores, Paul García de Oteyza, se encuentra sentado entre el público, como si tampoco él quisiera perderse la magia de su colección, y la acción comienza. Como director de orquesta aparece el artista Fernando Mastretta y con la ayuda de una tableta y un bolígrafo electrónico comienza una obra de arte de manera digital y convierte el desfile en un trabajo en donde trazo a trazo va dando la bienvenida a un nuevo conjunto, hasta terminar su obra de arte, con un estilo inspirado en el Bauhaus haciendo completa referencia a la colección presentada.

Blanco, negro, gris, mostaza, verde y azul obscuro, son los colores que dominaron la pasarela y vistieron el Teatro Español permitiéndonos a todo el público presenciar lo que serán las nuevas propuestas de la marca para la siguiente temporada. Acompañados de la característica manera que tienen estos dos diseñadores de realizar sus desfiles, no podías perder de vista lo que pasaba en el escenario. Cada modelo con una manera artística de presentarse, otros saliendo por una trampilla del escenario hasta concluir con una “foto familiar”, con todos los modelos posando, esperando a que se les unieran los creadores de la magia vista en el escenario.

De pronto, en voz en off, se escucha a  Paul, invitándonos a todos los presentes a descargar la obra final del artista Mastretta en nuestros teléfonos móviles dándonos la oportunidad de tener un trozo de lo que hemos vivido, obra que sirve de fondo de lo que se convierte luego en la escena final del espectáculo con la entrada de los diseñadores, Paul  García de Oteyza y Caterina Pañeda (quién apareció embarazada con una capa y sombrero de la marca) al escenario, momento en el que todo el público rompió en un estruendoso aplauso.

(Fotografías 1-5 obtenidas de Harper´s Bazaar, fotógrafo: Luis Miguel González)

Mónica Zaldumbide Alcocer, Máster Marketing de Moda

 


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

19 febrero 2019

Pilar Dalbat: el nombre que une moda con experiencia Mónica Sala

El pasado 29 de enero se presentó la colección otoño-invierno 2019/2020, “La Villa” de Pilar Dalbat. La cita tomó lugar en el patio de cristal dentro de La Casa de la Villa, antiguo ayuntamiento de Madrid.

La colección está compuesta por 36 prendas vaporosas y con volumen, tejidos metalizados y detalles en pelo. Colores intensos como el rosa y el morado inundaron la pasarela fungiendo como contraste a colores como el marrón. Estampados inspirados en las vidrieras del patio de cristal transmitieron la sensación de estar en el juego de colores que se ven si elevas la mirada hacia el techo de cristal. Prendas que representan a la perfección a “las villanas”, personaje principal que creó Pilar para apoderar su colección. La principal intención para una mujer que la porte, es que se sienta segura, femenina y capaz de comerse el mundo si hace falta.

El accesorio principal fue el sombrero, el cual, en colaboración con la marca de sombreros más antigua de España, “Fernández y Roche”, logró sobresalir dándole un plus a cada conjunto en pasarela.

Creando una experiencia multisensorial, en sus últimos desfiles Pilar Dalbat ha innovado de manera que no únicamente la vista juega un papel importante. Mediante el silent system, cada espectador tiene cascos inalámbricos en donde la música se siente más intensa, más real, y dinámica. Además de esto, el olfato también tiene un rol imprescindible, ya que el ambiente se impregnó de una fragancia con datos de chocolate y tabaco que te transportaba a épocas pasadas, teniendo un acierto total digno de representar dicho emblemático edificio. “Yo quiero que se vayan con una emoción, me gusta mucho cuando la gente sale de un desfile y dice que se han emocionado. Creo que ser capaces de generar eso en una persona hoy que vivimos sobre informados, que vivimos impactados constantemente por información, es un gran reto y a mi me gusta conseguir ese reto.”

Al finalizar el desfile, se ofreció un desayuno en donde los asistentes tuvimos la oportunidad de convivir con la diseñadora, y disfrutar de un catering exquisito.

Sin duda, además de ser un regocijo visual, estar presente en un desfile de Pilar Dalbat es unir moda con una experiencia completa.

Entrevista Pilar Dalbat from Mindway on Vimeo.

Monica Sala, Máster Marketing de Moda


1 comentarioEnviado por: masterclass

15 febrero 2019

EXPERIENCIA INOLVIDABLE

Hace un par de semanas Escuela Moda ELLE, me daba la oportunidad de poder conocer al diseñador Ulises Mérida, y además me ofrecieron la posibilidad de entrevistarle y conocer su tienda/showroom y taller.

Desde el primer momento me sentí muy cómoda, tanto Ulises como sus compañeros fueron muy amables y atentos. Desde aquí, recomiendo que visitéis su tienda, es increíble la decoración, la iluminación, la colocación de las prendas, el probador… sinceramente una experiencia única.

Tras la visita a tienda, fui al mismo taller donde estaba ultimando las prendas para el desfile que tuvo lugar el pasado 26 de enero en la Fashion Week. Desde aquí, quiero agradecer el hueco que nos hizo entre tanta vorágine y ofrecerme la oportunidad de ver el proceso de primera mano.

En la entrevista, me sentí muy cómoda y pude descubrir cómo comenzó su andadura, el proceso de su carrera y me habló sobre su última colección, Vals. En ella, ha creado una serie de prendas características por su ligereza y por arropar la figura femenina. También nos habló sobre la colaboración que hace con la Fundación Reale Seguros y la Asociación APRAMP, ayudando en la trata de mujeres y niñas. Ulises ayuda en la integración laboral de éstas, ofreciendo cursos y enseñando su labor y además ha diseñado un pañuelo en beneficio a estas mujeres.

Tras esta apasionante experiencia, tuve la oportunidad de ver su desfile y esos modelos del taller en la pasarela. Fue todo un placer tanto visual, como auditivo. Las luces, las prendas parecían danzar al son de un vals, la puesta en escena fue todo un acierto. Tras el desfile, también me bridaron la oportunidad de asistir al kissing room, zona donde está el diseñador recibe a la prensa y van pasando diferentes personalidades para fotografiarse con él.

(fotografías de Francesc Ten)

Para concluir quiero agradecer esta oportunidad a la Escuela Moda ELLE, en la que estoy cursando el Máster de Marketing en Moda, que me brindaran esta oportunidad. Han hecho que vuelva a ilusionarme y a recargarme las pilas en este sector. ¡Mil gracias!

Entrevista Ulises Mérida from Mindway on Vimeo.

Isabel Santos, alumna del Máster de Marketing de Moda.


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

Post Anterior