Diario de una estudiante

20 abril 2018

Mis primeros vaqueros

Recuerdo el día que le pedí a mi madre que me comprara mis primeros vaqueros, tenía 13 años y volvía del cumpleaños de un compañero del colegio.

Ese día llevaba un vestido azul hasta las rodillas, con una crinolina que le daba un vuelo espectacular. Además, los grandes lazos laterales en raso blanco y el fruncido en el pecho, le daban un toque especial. Iba cual princesa de cuento, adoraba ese vestido.

Yo por esa época sabía que no vestía como el resto de niñas de esa edad. Todas mis compañeras, fieles seguidoras de la moda que fomentaban las Spice Girls, llevaban minifaldas, tops y pantalones de campana. Yo no, pero no me importaba, era feliz y me gustaba vestir así.

No sé qué me pasó durante el cumpleaños de mi amigo, pero algo cambió. Una de mis compañeras me hizo sentir incómoda con sus comentarios sobre mi vestido. Recuerdo como me ridiculizó delante de todos diciendo: “¿Qué llevas puesto? Pareces un bebé”.

No me gustan los conflictos. Incluso hoy en día me cuesta llevar bien cualquier confrontación. Ese día, no supe defenderme. Me quedé callada y dolida, demasiado. Pero ¿por qué?
Ahora mismo, si pudiera volver a esa fecha, sabría exactamente qué decirle, tanto a ella como a mí misma. Seguramente no le diría nada pues soy tan fiel a mi estilo que me daría igual. Pero todo el mundo tiene un día en el que se siente más vulnerable, así que, quién sabe.

Supongo que, si recuerdo ese momento con dolor, es porque aún necesito desahogarme, y por eso, me he decidido a compartir con vosotros esta historia.

A esa niña, que solo buscaba ser el centro de atención, le diría que ese vestido me favorece, que está hecho a mano y que es de un tejido particular. Le diría que estoy orgullosa de vestir diferente, pues me siento diferente. Y que las críticas de una persona sin ninguna formación en la materia son tan subjetivas como indiferentes para mi persona.

Por otro lado, a mí misma, me recordaría que soy preciosa, que soy diferente y que por eso soy especial. El cómo visto me hace ser lo que soy. El cómo visto me hace sentir poderosa y me da seguridad. El cómo visto me hace sentir sexy y elegante. Él como visto me hace sentir mucho más yo.

Siguiendo con la historia, al día siguiente mi madre me compró unos vaqueros, mis primeros vaqueros. Pero para hacerlos diferentes, para hacerlos más míos, ella se compró los mismos y juntas, pintamos una lagartija en la pierna izquierda al final. Mi madre los convirtió en una prenda especial.

Recuerdo que esos vaqueros me los puse mucho, pero nunca llegué a sentirme igual que con un vestido.

¿Por qué os cuento todo esto? Desde que estoy cursando el Diploma de Marketing y Comunicación de Moda de la UCM y la revista revista ELLE, tengo cada vez más influencias de moda. Me encanta saber qué se lleva y qué no. Qué sienta bien a un cuerpo con una forma determinada y qué no. Me siento más informada y poderosa, pero sigo siendo yo.

Y aunque a veces es difícil, quería recordaros a todos lo importante que es el ser fiel a uno mismo. Que nadie os quite la confianza. Todos somos especiales y todos, aunque sigamos las tendencias, tenemos nuestro estilo.

PD: os comparto unas fotografías de pasarelas pasadas de MBFW que me encantan. Azul, sí.

¡Prometo escribir pronto con más!

Carlota Hernández Gil. Diploma Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

17 abril 2018

¡Luces, cámara, acción! La magia en la pasarela de Dolce & Gabbana

La pasarela es el lugar donde comienzan a tejerse los sueños de todos los que somos amantes de la moda. La mayoría de nosotros hemos fantaseado más de una vez con llevar esa prenda tan espectacular que vemos en los desfiles de grandes diseñadores, en la portada de las revistas o que lucen nuestras celebrities favoritas. En mi caso, más de una vez me he imaginado con un precioso vestido joya, digno de los Óscar, acompañado de esos stilettos de suela roja por los que muchas han suspirado. Y de eso trata la moda, de hacernos soñar y volar con algo tan simple como un trozo de tela.

Personalmente no tengo un estilo muy definido, ni me encasillo siempre en el mismo, ya que adapto mi forma de vestir a cada ocasión y a mi propio estado de ánimo. Eso sí: no me gusta pasar desapercibida, tengo tendencia a arriesgar bastante, lo común y ordinario suele aburrirme y en algunas ocasiones para mí “más es más”, por eso me fascinan los diseños de estos dos grandes genios del mundo de la moda: Domenico Dolce y Stefano Gabbana.

La imaginación no entiende de límites y en este caso, Dolce & Gabbana sobrevoló la pasarela de Milán para presentar su próxima colección Otoño-Invierno 2018/2019 y nos hizo soñar con sus maravillosas propuestas, sin abandonar su personal estilo barroco y celestial. Brocados espectaculares, animal print, encajes, pedrería, exceso y mucho glamour, son algunas de las notas características a las que nos tienen acostumbrados estos grandes diseñadores.

Pero esta vez, todo este despliegue estaba acompañado de la mano de un importante componente muy innovador y nunca visto anteriormente sobre la pasarela: el dron. Un conjunto de drones desfilaron en Milán para mostrarnos la nueva colección de bolsos de la firma italiana. El resultado fue sorprendente y de lo más original, numerosos titulares no tardaron en hacer referencia a ello: “Dolce & Gabbana sustituyen a las modelos por drones en su último desfile”. “Gigi Hadid y sus millones de seguidores de Instagram ahora tienen un competidor inesperado”.

Su nueva propuesta “Fashion Devotion” me parece brutal y de lo más ideal para dar un toque de color y energía a los días más grises de la próxima temporada invernal. Sus diseños, tan originales y vivos, nos teletransportan a un edén de belleza y fantasía, dónde la imaginación es la gran protagonista.

Para concluir señalaré las palabras con las que los diseñadores cerraron su desfile: “Todos somos pecadores en la moda y las mujeres son las grandes devotas.”

Carmen Vico Rodríguez (@carmenvico3). Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


1 comentarioEnviado por: masterclass

13 abril 2018

En ausencia de normas, Johanna Ortiz

Han pasado ya unas horas desde que hablamos y continúo con la extraña sensación de haber vivido en primera persona un momento profundamente especial. Escuchar su apasionada historia y conocer su transgresora personalidad como creativa me ha llevado a comprender cuál es el origen de un éxito que comienza a hacerse patente en todo lo que toca. Ella, que a pocos había confiado que fue una noche en un sueño cuando imaginó el diseño que pronto cambiaría su vida personal y profesional, me abre las puertas de su pasado y su presente más inmediato para ayudarme a descubrir a la creadora de un nuevo estilo.

Johanna Ortiz, o como muchos ya la conocen, “La novia del velo de lunares”, es el resultado, como no podía ser de otra manera y así me lo hace saber a cada poco en la conversación que mantenemos, del amor y el apoyo constante de su madre, Puri; de su vida en Madrid, donde combina su carrera profesional como Fundadora y Directora de una Agencia de Comunicación y recientemente estrenada proyección como Diseñadora Flamenca, con la necesaria presencia del carácter andaluz de las mujeres de su familia.

Hoy, tengo la oportunidad de poner voz a su historia y conocer de cerca la persona que se encuentra tras un nombre que, estoy segura, dará mucho que hablar en este mundo.

Deseos de Alta Costura
Fue hace tan sólo unos meses cuando Johanna irrumpe de forma “descarada”, inesperadamente para ella pese a sus estudios como diseñadora, en el mundo de la moda, y es que su sueño de llevar un velo de lunares a su boda se hacía realidad en manos de una de las maestras de la Alta Costura contemporánea, Ana, Fundadora y Directora Creativa de Cherubina. “Cuando conocí a Ana y pude comprobar su modo de trabajar cada pieza y cada diseño como algo único, de forma totalmente artesanal, con mimo y elegancia, supe que sería la única persona capaz de cumplir mi sueño” me explica emocionada Johanna al recordarlo.

Un trabajo exquisito realizado a la medida de la personalidad, única e irrepetible, de una novia y una gran firma que, sin duda, han marcado un antes y un después en la moda nupcial.

Una apuesta, fuera de todo protocolo, que cambiaría la vida de nuestra protagonista por completo ya que tan sólo horas después de darse el “sí quiero” la fotografía realizada días atrás en el Atelier de Cherubina comenzó a circular por las redes sociales despertando, como fue en mi caso y en tantos otros, una curiosidad propia de las nuevas creaciones impuestas por la Haute Couture.

“Nunca imaginé que la imagen de mi velo publicado sin más intención que satisfacer la curiosidad de amigos y conocidos en un día tan especial iba a causar tanta expectación y repercusión” me explica aún sorprendida al recordarlo.

La irrupción de un nuevo estilo
Una elección aplaudida por muchos –en especial por Fermín, su marido, compañero y gran apoyo en esta aventura- que le valió, hace tan sólo unas semanas, para lanzarse en el proyecto creativo que mejor la define, su recién presentada colección flamenca “Lunares”.

“La necesidad de crear, siempre presente en mí, me llevó a encerrarme todo un fin de semana hasta lograr finalizar mi primera colección que, por supuesto, no podía llevar otro nombre”.


Cayetana, Bernarda, Manuela, Genoveva y Simona. Cinco nombres de mujer que aúnan tradición e historia y sólo la combinación de tres colores, han servido a Johanna para jugar con el patronaje más rompedor creando así cinco diseños fuera de lo común, siempre fieles a un estilo que responde por muchos a lo que hoy denominamos como “un Johanna Ortiz”.

Las imágenes hablan por sí solas. Diseño, confección y acabados artesanales junto a una exquisita combinación de complementos y piezas únicas para los que Johanna ha contado con un equipo a la altura de sus diseños.

 


Y así es como los sueños se hacen realidad. El escenario perfecto donde comenzó todo, accesorios Cherubina y zapatos Hannibal Laguna creados especialmente para su colección en un shooting producido por sus dos hadas madrinas, Lidia y Patricia, de Wedding With Love. Una protagonista perfecta para la ocasión, como es Carmen Catalán, autora del Blog de moda Bridalada, el equipo de maquillaje y peluquería de Oui Novias y su inseparable amiga y confidente, Lucía Cherubina, tras la cámara.


“Ese ha sido el mejor regalo. Contar con un equipo de profesionales a los que admiro profundamente y que, desde el primer momento han sentido como suya la colección y han hecho que mis diseños brillen, dejándose la piel en cada detalle para que todo fuese perfecto” me confía.


Y llego al final de esta entrevista, donde espero haber podido mostrar la mujer que hay detrás de la diseñadora. Una mujer que vive en ausencia de normas su estilo y personalidad, generosa y auténtica, y que ya piensa en su próximo proyecto, del que sólo puedo avanzar, le gustaría ofrecer oportunidades profesionales a numerosas mujeres que lo necesiten.

Gracias Johanna. Mi más sincera enhorabuena.


María Bengoa (@brand.mariabengoa). Diploma Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


3 ComentariosEnviado por: masterclass

10 abril 2018

DE BLANCO EN INVIERNO

Hace un par de días me fui a dormir mirando por la ventana como nevaba. Habían caído más de 15 centímetros y eran las doce pasadas de la noche. Me sorprendió lo claro que se veía todo. Desde mi ventana solo veía bosque, con lo que me sorprendió que hubiese tanta luz al exterior. Esta luz la provocaba la nieve. La blanca nieve.

Esto me hizo pensar que precisamente porque en invierno el día es corto, con poca luz, se hace de noche a media tarde… tendríamos que utilizar más que nunca prendas de color blanco. Es como cuando estas triste y escuchas canciones tristes. ¡NO! Cuando estamos tristes tenemos que escuchar canciones alegres, divertidas, que nos hagan olvidar esta tristeza. Pues con la ropa igual.

El blanco da luz, da vida, ilumina tu look y tu mirada. El blanco es un color puro, aporta paz, confort, simboliza humildad y amor. El blanco nos da frescura, y no me refiero a frescura de frío sino una frescura de alegría, de libertad.

A veces parece que nos da miedo vestirnos de blanco. Fijaos en las alfombras rojas, eventos, fiestas, cenas, e incluso en la calle, es un color que no se usa mucho. Negro, rojo, gris, azul, verde, dorado, plateado, rosa… pero el blanco nunca es el color más utilizado.

Además es un color que no pasará nunca de moda. Cualquier prenda que tengas o compras de este color te quedara como una prenda atemporal. Es un básico. Combina con todos los colores, con lo que puedes ponértelo con, seguramente, todas las prendas que tienes. He estado consultando en las páginas web de las marcas que seguramente todas nosotras utilizamos a menudo y encontramos actualmente camisetas, pantalones, botines, zapatillas, faldas, abrigos, jeans, americanas, vestidos, bolsos, sudaderas, pañuelos… de color blanco. Por ejemplo, como las fotos que podemos ver de la camiseta de Saison, los jeans de Stradivarius, la falda y el jersey de Zara, el abrigo de crepé de H&M, la parca de Berskha, el gorro de Decathlon, las zapatillas deportivas de Adidas, el botín piel cowboy de Mango y una de mis marcas favoritas, el bolso Dhaka de Laura Miret… entre muchos otros ejemplos. Así que no tenemos excusa.

A ver, no me estoy refiriendo a que todo el invierno utilicemos un Totally White Look, sino que precisamente cuando más oscuridad hay en nuestro alrededor podríamos compensarlo con un look más claro. Tengo que decir que yo soy de las que siempre ha utilizado tonos oscuros, en invierno y en verano, no obstante cada día introduzco más prendas de colores vistosos en invierno. De hecho uno de mis looks favoritos es un vestido blanco por encima de las rodillas, medias tupidas negras, chaqueta de cuero negra y botines negros. Un look Yin Yang podríamos decir.

Aunque vestir de blanco y negro siempre es un acierto, siempre gana el negro sobre el blanco. Desde mi punto de vista un look con alguna pieza de color blanco nos dará este toque de iluminación que tanta falta hace en los oscuros inviernos.

Fijaos que reservamos todo el protagonismo del blanco para bodas, para comuniones, para bautizos, para bebés… o sea para ocasiones especiales. Y yo pregunto ¿no es cada día de nuestra vida una ocasión especial?, ¿no es cada día de nuestra vida el día más especial? Podemos tener dos días similares, pero nunca dos días iguales. Podemos tener un look apagado o podemos tener un look con un toque resplandeciente, lucido y brillante. Yo, lo he decidido, voy a añadir más prendas blancas en mi armario.

Para terminar, comentaros que en ELLE.ES, por ejemplo, podéis encontrar un post donde te dan 13 ideas para vestirse de blanco en invierno, y otros dos donde nos muestran cómo no debemos tener miedo en usar pantalones blancos en invierno: este y este otro.

Muchas gracias a todos por leerme y si os ha gustado este post, podéis seguirme en mi Instagram @coralcm y en mi blog, Los Recursos de Coral donde encontrareis gran variedad de temas. Muchas gracias a todos.

Coral Casallarch. Curso de Gestión de Eventos de Moda.


2 ComentariosEnviado por: masterclass

6 abril 2018

Teresa Helbig´s Experience

Con flores, panales de abeja, cromatismo, texturas naturales y con tonos celestes, malvas y mostazas presentaba la diseñadora Teresa Helbig su colección Wunderkammer en Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Una de las colecciones más esperadas por los curiosos y adictos a la moda y que gracias a la Escuela de Moda Elle pude disfrutar en primera persona junto a dos compañeras del curso.

Era mi primera vez entrando a la sala Mercedes Benz, ya que años anteriores había acudido a Cibelespacio, pero sin la suerte de poder vivir la experiencia de asistir a un desfile. ¡Quién me iba a decir que unas cuantas temporadas más tarde podría ser uno de los afortunados en vivir en directo un desfile así!. La sensación era nueva para mí, ver a personas influyentes del mundo de la moda en una misma sala donde nunca había estado, las luces, la decoración, el ambiente, etc.

He de reconocer que desde que recibí el mail de la coordinación del Diploma de Relaciones Públicas, Visual Merchandising y Estilismo, comunicándome que era de los 30 primeros matriculados y ofreciendo entradas para el desfile de Teresa Helbig me sentí nervioso e intrigado por vivir la experiencia, con quién iría, cómo tendría que ir vestido… Pero la verdad es que en cuanto conocí a mis dos compañeras la situación se volvió, incluso mejor de lo que esperaba, fue muy agradable compartir la experiencia con otras dos personas a las que les apasiona el mundo de la moda.

Previamente, estuve curioseando los diferentes stands con lo que este año contaba el evento hasta que llegó el esperado momento de ver el desfile. Los minutos previos fueron interminables, pero en cuanto la música sonó, sentí esa sensación que te hace pensar que realmente te gusta y te quieres dedicar al mundo de la moda.


Cada diseño, cada maquillaje, cada detalle hicieron del desfile una experiencia única, los estampados, los colores, los tejidos usados en la colección transmitían el ingenio y la belleza de la colección, aunque Úrsula Corberó nos diera una pista el 22 de enero en los Premios Feroz sobre cómo sería la colección.

Alejandro Esteban, alumno del Diploma de RRPP, Visual Merchandising y Estilismo.


1 comentarioEnviado por: masterclass

3 abril 2018

¡Estudiando la MBFW Madrid!

Del 25 al 29 de enero de 2018 se celebró la Mercedes Benz Fashion Week en Madrid. Adelantada, con la idea de atraer más prensa extranjera que pudiera desplazarse para asistir a los desfiles de Alta Costura de París y para evitar que coincidiera con la semana de la moda de Londres, contó con una media de ocho diseñadores al día. Nervios a flor de piel y muchos interesados en entrar a ver los desfiles desde el Cibelespacio, al que se puede acceder con un tipo de invitación, pero ésta no te permite acceder a los desfiles.


Dos salas, Bertha y Mercedes, con dos puertas: una para personas con entrada y otra para personas sin ella que sueñan con que los que sí tienen no vayan, o al menos, vayan sin su ‘más uno’. Los hay que deambulan por el Cibelespacio preguntando si a alguien le sobran entradas… Los hay que van por compromiso, y han ido tantas veces que irradian prisa y ganas de que el desfile acabe. Puedo decir que el sábado esperé dos horas para el desfile de Teresa Helbig sin que se abrieran las puertas para gente sin entrada. Pero puedo decir también que una señora muy agradable en el ropero me vio tan interesada que me ofreció entrar con ella a Malne y ser su ‘más uno’.


Un sistema demasiado complicado que podría estar generando una experiencia de marca negativa. ¿Lo mínimo? Pantallas gigantes en varios puntos del Ciberespacio para seguir los desfiles en tiempo real, con la música del desfile en directo. ¡Qué se pare el tiempo! Que para eso estamos celebrando la #modaespañola. ¿Otra opción? Un sistema de compra de entradas que permita a quien quiera ir y se desplace tener la posibilidad efectiva de entrar. El número de entradas a la venta puede ser reducido, y acabar satisfaciendo a los más despiertos que esperan con ansia la apertura de la venta; o se podría pedir una pequeña presentación acompañada de una motivación y reservar una serie de entradas gratuitas para aquellos que la organización considere relevantes; pero dejar fuera a gente con ganas de ver moda, entenderla y hablar sobre ella es una oportunidad perdida. Una muy buena manera de contrarrestar lo complicado del sistema es la página web de la MBFWM, donde pueden verse todos los desfiles al final de la jornada, os dejo el link.

Por otro lado, la Escuela de Moda ELLE pudo conseguir entradas para algunos desfiles para algunos de sus alumnos, y así tuve la suerte de poder ir un segundo día para ver el desfile de Paloma Suárez.


La experiencia de una persona que entra a un desfile es mágica: los nervios antes de que empiece, las luces apagadas que te hacen saber que algo grande se está preparando en bambalinas, las modelos y su mirada al frente con la fuerza de quien se sabe portadora de una primicia, la humildad de los creadores al salir a saludar. Grabar y sacar fotos es casi una obligación, con el riesgo de perderte las texturas y los colores de los tejidos. Yo sentí que la cámara me alejaba de lo que veía, así que decidí dejar de grabar.

Para los que entran a los desfiles, las posibilidades se amplían y pueden ofrecerte pasar a la Kissing Room. Es una idea muy bonita porque es posible hablar con los diseñadores y con otros asistentes al desfile. Me faltó una rueda de prensa en esa sala, nada más salir, en la que se pregunte a los diseñadores cómo han vivido el desfile, su fuente de inspiración y el balance que hacen de su presencia en la feria, entre otras cosas. Los deliciosos cócteles pueden repartirse durante, o después. Os dejo una imagen de Paloma Suárez en el photocall junto a Javier González, diseñador de Úrde Studio, con el que desfiló.

 


En el desfile de Malne pude ver mucha garra, mujeres que confían en sí mismas y que por eso llevan cuero negro, transparencias y brillos con elegancia y deportivas. En el desfile de Paloma Suárez, pude ver una propuesta poco relacionada con su colección anterior y el uso de tejidos arriesgados cargados de color. Eché de menos su origen en las prendas: Paloma empezó en la moda siendo una adolescente pintando zapatillas y me faltaron sus trazos arriesgados y rompedores. Podéis ver algunas prendas de su colección anterior en las tres fotos que os dejo a continuación. Para ver la nueva, look a look, os remito a su Instagram. Pese a la diferencia en la propuesta, su marca está muy bien definida: sensibilidad, perseverancia y fe en los sueños, con una fuerte impronta social al contar en sus talleres con personas con habilidades especiales y al dedicar su colección de joyas íntegramente a la lucha contra el cáncer de mama.

Es un placer ver el apoyo a la moda española y a sus jóvenes diseñadores, gracias a Samsung EGO; espero que esta iniciativa se mantenga y crezca a lo largo del tiempo.


Para el que no puede entrar a los desfiles, ni tampoco a la Kissing Room, también hay magia. Maravillosos ejemplos de streetstyle, personas que añaden un extra de creatividad a su look, posibilidad de comprar piezas de los diseñadores más jóvenes, información sobre escuelas de moda, revistas y por qué no, la posibilidad de subirte a un simulador de montaña rusa. Os dejo la entrada a la Kissing Room, para que podáis reconocerla en el futuro cuando os la ofrezcan, y unos pendientes que me enamoraron de Euphemio Fernández. Este es su Instagram.

El espacio de Desigual ‘Undress’ diseñado para hablar del futuro de la moda española a través de personas claves de la industria, y el espacio de Ecoembes, donde tocar los tejidos reciclados fue realmente inspirador, me dejaron un muy buen sabor de boca y me refrescaron esa idea que ya nos han compartido en el Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo de la Escuela de que ‘La moda será verde o no será’. Pude sentir cómo me gustaría ser parte de esa transición.

Más información sobre ‘Undress by Desigual’  y sobre Ecoembes y la moda sostenible.

¿Intrigado sobre los outfits que me puse para ir? Los publiqué en mi blog.

¡Gracias por leer esta entrada!

Leticia Vicario. Diploma Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


1 comentarioEnviado por: masterclass

30 marzo 2018

LOS PRIMEROS PASOS SOBRE LA PASARELA

Con los primeros desfiles de la temporada, me vino a la mente cómo serían los inicios de estos deslumbrantes espectáculos, en donde se puede vislumbrar qué prendas se verán en las calles la próxima temporada, o simplemente, disfrutar con y de la moda.

Pues bien, investigando un poco descubrí, que la presentación de las primeras colecciones de moda comenzó en los salones parisinos a finales del siglo XIX, allá por 1858. Charles Frederick Worth, comenzó a enseñar a su distinguida clientela una selección de patrones de sus nuevas creaciones a los que llamó “colección”. También, fue el primero en presentar sus creaciones sobre maniquíes de carne y hueso, surgiendo así las primeras Gigis, Kendalls o Kaias.

Las reglas de estas primeras colecciones eran claras y sencillas: todas las prendas debían de ser únicas y realizadas a la medida. En el desfile de cada colección tenían que presentarse, como mínimo, veinticinco looks, y la firma en cuestión, debía participar como mínimo en dos desfiles al año.

Al principio, estas presentaciones de moda, reservadas para clientes pudientes, se solían celebrar en residencias privadas o en los salones de las maisons de couture. Poco a poco, fueron ganando, en cuanto a la puesta en escena se refiere, con decorados más cuidados y con la introducción de una agradable música de telón de fondo, con el propósito de que se convirtieran en una experiencia y en toda una fiesta de la moda. Si lo analizamos bien, podemos encontrar los mismos ingredientes que en los desfiles más cools y recientes de las últimas fashion weeks.

La Segunda Guerra Mundial y la ocupación de Francia por los nazis, cortaron de raíz todas estas manifestaciones. Sin embargo, en Nueva York y gracias al impulso de Eleenor Lambert se funda en 1943 la Press Week, cuya finalidad consistía en promocionar el diseño de moda americano. Un evento al que solo podía asistir la prensa especializada. Durante su primera edición, apenas pudieron acceder 53 editores de moda, en la actualidad son más de 150 los invitados que se desplazan hasta allí para la ocasión. Pero, quizás, lo más curioso de la historia de la Fashion Week neoyorquina sea el anecdótico motivo de su actual ubicación. En 1993 el Consejo de Diseñadores de Moda Americano anunció la centralización de sus desfiles en el Bryant Park de Nueva York.

Hasta esa fecha, habían tenido lugar en boutiques o en los talleres de los diseñadores, pero el derrumbe de un techo durante un desfile de Michael Kors precipitó esta decisión.

El éxito de la Press Week neoyorquina animó al aristócrata italiano Giovanni Battista Giorgina, quien en 1952 organiza una serie de presentaciones de moda de marcas italianas en el palacio Pitti de Florencia.

En 1957, los desfiles en Florencia alcanzaron tal éxito, que la ciudad no tenía capacidad suficiente para poder acoger a toda la masa de personas que se desplazaban para asistir a los mismos. Por este motivo, el evento se transfiere a Milán, dando lugar a una de las ubicaciones más icónicas de los desfiles de moda.

Y de Florencia, nos trasladamos a la ciudad del Big Ben. En 1961, tiene lugar la primera presentación de moda en Londres para dar a conocer el movimiento vanguardista mod. Hubo que esperar hasta el año 1973 para que se creara oficialmente la Semana de la Moda parisina en Versalles. Para recaudar fondos para la restauración del castillo, cinco grandes marcas francesas de la talla de Dior, Yves Saint Laurent, Givenchy y Oscar de la Renta organizaron en noviembre de ese año un desfile.

En 1984 comienzan los desfiles en Londres. Resulta curioso que lo que recuerde a la Fashion Week londinense tal y como la conocemos en la actualidad, comenzara en un “glamuroso” parking situado en el oeste de Londres.

En fin, pequeños y grandes cambios que dan como resultado la celebración de más de 140 Fashion Weeks en todo el mundo. Un viaje a lo largo de la historia, que nos demuestra que aunque hayan cambiando los escenarios, las ciudades, los diseñadores y las modelos, hay algo que siempre permanecerá en el tiempo más allá de esos primeros pasos: la esencia de esas brillantes puestas en escena, que contribuyen a transmitir el espíritu de las marcas, y que nos trasladan a mágicos mundos, donde la protagonista es la misma MODA.

Un abrazo,
Mª José Sánchez Medina. Antigua alumna Diploma Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


2 ComentariosEnviado por: masterclass

27 marzo 2018

ULTRA VIOLET COLOR OF THE YEAR 2018

La definición oficial del instituto Pantone del color Ultra Violet es la siguiente:

“Un tono púrpura radicalmente provocador y reflexivo, comunica originalidad, ingenuidad y mentalidad visionaria que nos enseña el futuro. Complejo y contemplativo, Ultra Violet evoca los misterios del cosmos, la intriga de lo que nos depara el futuro y los descubrimientos que vendrán.”

El color violeta es el resultado de una mezcla entre rojo y azul, es el producto de dos colores que normalmente se consideran opuestos. En otra época se le asignó un lugar importante por ser el color de los gobernantes y poderosos, reyes y reinas eran representados con vestimentas púrpuras. Por supuesto la Reina Isabel II de Inglaterra es fan de este color.

También es el color de la fe porque es un color muy utilizado por los obispos y es considerado como símbolo de eternidad. Tampoco podemos olvidar al icónico músico Prince con su canción Purple Rain.

En moda primavera 2018, el color ultra violet viene pisando con fuerza, lo estamos viendo en los desfiles de Valentino, Gucci, Loewe… combinado con otros colores como rojo, rosa y verde claro.

Aunque a priori puede parecer un color un poco intimidante, llevarlo es mucho más fácil de lo que pensamos. Aquí tenemos un ejemplo como estas clásicas Rosario de Pretty Ballerinas. O este sweater de punto de H&M.

Sin olvidarnos de las propuestas de maquillaje, como el Rouge Pur Couture para labios de Yves Saint Laurent. Y esta maravillosa laca de uñas de Nars en color Purple Rain.

“The Pantone Color of the Year has come to mean so much more than `what’s trending´ in the world of desing; it’s truly a reflection of what’s needed in our world today.” – Laurie Pressman, Vice President of the Pantone Color Institute.

Carolina Montero Barba, alumna del Curso de Asesoría de Imagen y Personal Shopper Avanzado.


3 ComentariosEnviado por: masterclass

23 marzo 2018

5 motivos para asistir a la MBFW Madrid con tu madre

El pasado lunes 29 de enero, disfruté de un día completísimo con mi madre. Gracias a la Escuela de Moda ELLE tuve la oportunidad de asistir con ella al desfile de Paloma Suárez, en MBFW Madrid. Fue un día alucinante. Magnífico. Único. Y ahora os cuento el por qué.

Tengo la suerte de haber asistido ya unas cuantas veces a MBFW Madrid. Algunas veces he acudido con amigas por placer, y muchas otras, para ayudar al equipo de Blanca Zurita con la organización de algún desfile. Pero al ir con ella, me di cuenta de que el hecho de que fuéramos madre e hija juntas, hizo que ese día fuera uno de los mejores días de mi vida.

Por ello, os quiero compartir mis razones por las que, si tienes la oportunidad, debes asistir con tu madre a ver un desfile en la semana de la moda.

Compartes momentos únicos
Si eres de las que consideras que tu madre es una amiga más. Si la gente, al veros juntas piensan que sois hermanas, primas, amigas… cualquier cosa menos madre e hija, asiste con ella a MBFW Madrid. Porque asistir a un desfile es un momento único. Cada desfile es especial y distinto, y siempre recordaréis ese desfile de ese año con nostalgia y mucho cariño.

Puedes sacarte infinitas fotos
Aunque tu madre adore sacarse fotos tanto como tú, siempre te pedirá que le hagas muchas menos que cualquiera de tus amigas y esto tiene una doble ventaja. Primero, si no te gusta sacar fotos, harás las justas necesarias a tu madre. Y segundo, tienes a una incondicional que nunca va a decirte que no o ponerte mala, aunque te hayas sacado mil fotos.

Vive en primera persona contigo tu gran pasión: la moda
Nosotras sabemos lo increíble que es asistir a un desfile y muchas mataríamos por poder asistir a cada uno de los desfiles que tienen lugar durante la semana de la moda. Pero, hay una parte de la población que no entiende que se siente cuando te sientas en tercera fila centrada o ves salir el carrusel de modelos al final del desfile. Invitar a tu madre permite que comprenda mejor por qué te gusta la moda y porque sueñas con trabajar en este mundo.

Le haces feliz, mientras disfruta contigo
Seguramente, tu madre no tenga muchas ocasiones de asistir a MBFW Madrid, por lo que, puede ser uno de los mejores regalos que le hagas. Vivir la experiencia de asistir a MBFW Madrid no tiene precio y si encima lo hace contigo, que admitámoslo, no les dedicamos a nuestras madres el tiempo que se merecen, es sin duda una experiencia “casi mágica” para ellas.

Día completo: desfile, compras y comer
Con la excusa de asistir al desfile puedes organizar un día completo con tu madre. provecha que estáis juntas para hacer las cosas que más os gustan hacer cómo ir de compras, ir a un spa o ver alguna exposición. Nosotras tras el desfile, nos fuimos a comer a un sitio con mucho encanto, y luego, continuamos el día yéndonos de compras.

En definitiva, gracias a Escuela de Moda ELLE por darme la oportunidad de disfrutar de la MBFW con mi madre. Por ayudarme a hacerla más feliz y por hacer posible que pasásemos un día alucinante juntas. No hubiera sido posible sin vosotros.

Carlota Hernández. Diploma Marketing y Comunicación de Moda y Lujo


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

20 marzo 2018

Ailanto

Soy un estudiante del Diploma de Marketing Digital de moda y hoy os voy a contar cómo ha sido el tener la oportunidad de asistir al desfile de Ailanto de la Mercedes-Benz Fashion Week 2018 con una compañera de clase la cual ha sido la elegida para entrevistar al diseñador en el backstage.

Llego exhausto 10 minutos antes del desfile y me pongo a la cola donde ya estaba esperándome la chica en cuestión con su novio (el pobre se tuvo que quedar fuera esperando porque la entrada era para una sola persona). Fue pasadas las 11 cuando conseguimos entrar y posicionarnos, a pesar de que el desfile comenzaba a en punto. Al final, sobraban sitios y nos adelantamos hasta casi llegar al ‘front row’.

Después de un rato de charla y expectación en el que coincidimos en la compleja organización del evento, se apagan las luces y comienza a sonar una música imponente y a desfilar los primeros modelos. Cabe decir que la puesta en escena es impresionante, con esculturas y columnas como si de un museo se tratase y una colección de vestidos y texturas inspirada en la obra del gran Fortuny.

Las modelos, todas con cara de mal humor y encorvadas hasta el espacio exterior, desfilaban con paso decidido y yo en todo momento pensaba por dentro: “¿y si te caes en medio de la pasarela?”.

Si te fijabas un poco, podías ver a Yola Berrocal por aquí, a Nacho Montes por allá o a Jesús Reyes en la esquina, aunque lo más importante era el desfile y no iba a dejarme llevar por esa sensación tan primitiva de admiración a terceros.

Los 10 minutos que duró el desfile han estado muy bien y con una compañía agradable, aunque me he quedado con una sensación de boca algo amarga al sentir que si no eres VIP en esta vida nunca llegarás al ‘front row’… si es que consigues entrar al desfile, claro.

Por cierto… ¿os gusta cómo iba?


Manuel David Iglesias Mármol. Diploma Marketing Digital


2 ComentariosEnviado por: masterclass

Post Anterior