Diario de una estudiante

18 enero 2019

Querido Máster, allá vamos

¿Un Máster en Marketing de Moda?, pero vamos a ver, ¿y eso? Quizás esta frase nadie me la ha dicho aún, pero es algo que resuena en mi cabeza y que proyecta mis miedos inconscientes.

Un alma inquieta podía decirse de mí, pues ya con 15 años pensaba a qué quería dedicarme. Mi mente divagaba muchísimo: me encerraba en mi habitación horas y horas a leer; y de la nada empecé a interesarme por la moda. Todos los meses guardaba el dinero que me daban para ir al quiosco a por mi revista de moda favorita.

Empezó la universidad y fue entonces cuando me di cuenta: mi pasión se movía de un lado a otro, tenía que obtener buenas calificaciones, pero también tenía que ir impoluta y super bien vestida a clases. Pasaba todas las noches intentando dejar listos mis outfits para luego, a la mañana siguiente, cambiar mínimo 3 veces todo y salir de casa justo a la hora.

Al terminar la universidad conseguí un trabajo que me abrió las puertas de un desarrollo nuevo: me encargaba de la edición, redacción y corrección de contenido para un departamento de publicaciones de una institución pública. Generar contenido me gustaba, pero la Auditoría y el Control Fiscal eran dos bichos extraños en mi vocabulario.

Así, después dos años, había llegado el momento de seguir creciendo, por lo que decidí mudarme a este lado del charco y empezaba a vislumbrar el camino… En una sociedad menos retrógrada y tradicional que aquella de la que yo provenía, pensar en escribir sobre moda no era una locura, era un trabajo tan respetado como cualquier otro… pero la vocecilla en mi cabeza acechaba: “no puedes estudiar moda, eso no es suficiente”.

Un par de años después, y con el apoyo de una persona especial, he empezado un Máster en Marketing de Moda y no puedo estar más feliz. Es lo que siempre me imaginé y más: escuchar a Benedetta Poletti, y a Francisco López Navarrete me ha hecho reafirmarme que esto siempre ha sido lo que he querido, aunque me negaba a admitirlo. Escuchar clases de Historia de la Moda con Inmaculada Urrea y entender el nacimiento de la industria ha sido un deleite… No puedo estar más feliz al sentir que finalmente estoy llegando al camino correcto.

Mi conclusión es, luego de esta larga disquisición, que simplemente hay que escuchar con el corazón y luchar por lo que se quiere… La reconversión es posible, y el miedo es el primer obstáculo por superar cuando realmente trabajamos por nuestros sueños… Querido Máster, allá vamos.

Andrea Torres, Máster Marketing de Moda


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

15 enero 2019

VISITA A POÈTE

El pasado diciembre del 2018 visitamos el Showroom de Poète, de la mano de la fundadora y diseñadora Berta Martín Sainz, situado en una de las mejores zonas de Madrid capital.

Entramos y visitamos un edificio con dos plantas. La primera es el sótano donde está toda la mercancía que la marca Poète dispensa a sus tiendas. Subimos las escaleras decoradas con motivos navideños debido a las fiestas que se aproximan, y al llegar a la planta superior descubrimos una oficina de gran superficie en la que divide la planta en varias estancias funcionales para poder desarrollar en unas su creatividad como diseñadora y en otras poder llevar a cabo la venta de sus artículos. Cómo curiosidad accedemos a su despacho y por último, a una sala en la que nos deja ver la próxima colección primavera –verano que aún no ha sido presentada en tienda y que , por cierto, es muy bonita. Berta, muy agradable y encantadora, nos explica estancia por estancia a que se dedican los empleados que componen su empresa y cómo se desarrollan las labores de su día a día para sus nuevas colecciones.

Berta nos comenta como fueron los inicios hace casi ya diez años, llegando ahora a ser una marca consolidada a nivel nacional y con proyecto en un futuro a nivel internacional. Empezó con una tienda heredada de su madre, y poco a poco ha ido creciendo hasta convertirse en lo que es hoy en día. Berta ocupa su mayor parte del tiempo a lo que en su día analizó que era su sueño, el mundo de la moda.

Además, tiene formación universitaria de la cuál le sirve hoy en día para poder gestionar su propia empresa. Su firma Poète esta inspirada en un aire romántico parisino, que busca encantar tanto a madres como a hijas. No tiene una edad definida para vestir. Suele utilizar material nacional para trabajar en sus creaciones, pero ahora también quiere abrir mercado a nuevas texturas con la finalidad de ampliar sus creaciones y poder crear nuevos conceptos.


Tiene tiendas repartidas por todo España , de las cuales ninguna es ya franquicia, todas pertenecen a su propia empresa. Nos comenta que acaban de inaugurar una nueva tienda en Zaragoza y pronto un córner en Corte Inglés de Castellana.

Sus tiendas dan imagen de frescura y orden, nada recargadas. Con una decoración minimalista, busca que la clienta conecte con sus prendas y que la tienda les inspire un lugar donde poder estar y sentirse a gusto. Sus tiendas se nutren de sus colecciones, que cada cierto tiempo reciben prendas adicionales, que suelen ser el 20 % de su colección total, para así poder dar frescura a lo largo de cada colección.

Por último, tras un recorrido por sus oficinas, terminamos la visita con una merienda en una de sus salas en la que nos explica que su deseo es no estar tanto en la oficina y volver también a estar más en tienda, porque allí siempre aprende más de los gustos de sus clientas y encuentra nuevas ideas para sus nuevas creaciones.

Una vez más, he de dar las gracias a Escuela Moda Elle y a Berta Martín Sainz, por darnos la posibilidad de haber visitado el showroom de Poète, ya que me siento una privilegiada y esperando a la siguiente.

¡Hasta la próxima!

Visita al Showroom de Poète from Mindway on Vimeo.

Alice Crussoe, Diploma Marketing Digital de Moda


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

11 enero 2019

El complemento nupcial 2019: Sí, a la sobrefalda

No te decides entre corte sirena o corte princesa, quieres ir clásica para la ceremonia, pero más entallada y cómoda una vez finalizada. ¿Un vestido de novia para la ceremonia y otro para la celebración? Toma nota, porque con la sobrefalda puedes tener: Un vestido, dos bridal look.

Como su nombre indica, se trata de vestidos de novia que incorporan sobre la falda del vestido otra capa o falda que nace a la altura de la cintura y se sujeta con corchetes. Otra alternativa para sujetar la sobrefalda y conseguir una terminación más personalizada es añadir en el cierre lazos, botones o bien, decantarnos por un cinturón joya.

Los aliados 2019 para conseguir el look dos en uno son: el tul, el plumeti y el amalfi, tejidos que permiten dar forma y embellecer el diseño. Depende del efecto que quieras causar a tus invitados en el gran día, utilizarás un tejido u otro.

Por ejemplo, si deseas volumen, una falda de tul es ideal para dar un aspecto romántico y delicado. Fusionar la falda de tul para la ceremonia y una falda crepe para la celebración con un escote cerrado y una manga larga es perfecto para alzar la elegancia y la serenidad de la pieza en sus dos versiones.


Vestido Manchester y Falda del Vestido Minia de Rosa Clará

Otra opción para dar volumen, alejado del tul, es el tejido amalfi, si deseas una imagen más clásica y sofisticada. Unir el tejido amalfi con georgette y encaje es la combinación perfecta para aquellas novias con alma boho que no quieran renunciar a su estilo en la ceremonia y quieran dar un toque de personalidad en la celebración.

Vestido Mazarin y Falda del Vestido Máscara de Rosa Clará

Por otra parte, el tejido tul plumeti, sin ser tan vaporoso como el tul, permite dar un aspecto más exquisitamente elaborado y moderno (este tejido, en la actualidad es también tendencia en la ropa de calle). La mezcla de los tejidos, las delicadas transparencias y su sensual escote crean una imagen femenina y distinguida que dan paso a la posibilidad de crear un segundo bridal look más ligero, sin olvidar su esencia.

Vestido Marzo y Falda del Vestido Mágico de Rosa Clará

Los vestidos de novia con sobrefalda son perfectos para las novias que buscan sorprender. Las firmas nupciales están siendo conscientes de esta tendencia y están apostando por dar esta opción a sus diseños. Una firma pionera es Rosa Clará. En su colección Couture, permite modificar sus diseños concediendo a cada novia la posibilidad de crear y tener el vestido de sus sueños.

Noelia Crespo, Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


1 comentarioEnviado por: masterclass

8 enero 2019

LAS COSAS MÁGICAS SÓLO OCURREN FUERA DE TU ZONA DE CONFORT: ATRÉVETE

“Sal de tu zona de confort. Sólo puedes crecer si estás dispuesto a sentirte incómodo cuando intentas algo nuevo” (Bryan Tracy)

Pues da la casualidad de que a lo largo de mi vida siempre que he hecho esto me ha dado buen resultado (aunque a veces haya sido algo incómodo).

Y ahora me encuentro aquí volviéndolo a hacer y además disfrutándolo. Acabo de comenzar los estudios de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo por la Universidad Complutense de Madrid en colaboración con la revista ELLE.

Es difícil expresar mis primeras impresiones después de escuchar Benedetta Poletti (Directora de ELLE) hablando con tanta pasión de su trabajo, a Amparo Carrasco directora del programa, cómo transmitió “tranquilidad y seguridad” comentando entre otras cosas que “la Universidad Complutense de Madrid no se embarcaría en esto (ya en nueve ediciones) si no hubiera sido un éxito”, y yo, que casualmente soy Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Complutense de Madrid, de alguna manera sentí esa tranquilidad que necesitaba. Y escuchar a Francisco J. López Navarrete, (Ceo y Fundador de Mindway) que, además es profesor de Estrategia en la Universidad Complutense y en el ¡MIT! (Massachusetts Institute of Technology), hablando de… ¿Moda? -sí, a mí también me sorprendió-, y resulta que ahí entendí que me queda muchísimo por aprender, que la Moda es más interesante e importante de lo que muchos creen y que, además, parece ser, que no me he equivocado en embarcarme en esto.

Después comienzan los primeros ponentes a impartir sus clases: Pilar Riaño, (Directora en MODAES.ES) hablando de la influencia de la economía mundial en el sector de la Moda, Pepa bueno (Directora ejecutiva de ACME) cuyo discurso hablaba de la fuerte relación de la artesanía en el sector de la Moda enfocada al lujo, y de nuevo Francisco López hablándonos de Estrategia. Y miren ustedes, ya me apasionaba todo este sector antes de todo esto, pero viendo cómo comienza parece apasionante todo lo que me queda por aprender y qué ganas de seguir con este nuevo reto aunque pueda resultar algo incómodo como decía Bryan Tracy.

Instagram: @beatrizemoreno

Beatriz Moreno, alumna del Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


2 ComentariosEnviado por: masterclass

4 enero 2019

La culpa es de ELLE

Si en el 89, con 15 años, me hubieran dicho que iba a escribir un post para la revista ELLE como estudiante de su Máster de moda hablando de Tatjana Patitz, nunca me lo hubiera creído. Ahora tengo 44 y sigo teniendo fijación con aquella editorial de ELLE de junio de 1990 en el desierto. Cuando lo vi me quedé impactada.

Compraba ELLE junto a otras revistas de moda cada mes, como Ragazza y Cosmopolitan. Cada una tenía su función. Guardaba parte de mi paga siempre para tener el cajón debajo de la cama a punto de reventar de revistas. Eran mi tesoro junto a mis discos.

Yo no leía ELLE, me la grababa en la mente. Me hubiera gustado tener ojos de mosca para poder ver todas las fotografías 64 veces a la vez. Leía hasta la última coma. Hasta las personas que componían los equipos que aparecían en las primeras páginas. Quería saber todo de aquel mundo fascinante.

Recuerdo que cuando leía en cada perfecta editorial, con aquellas modelos excepcionales, los escenarios escogidos, los diseñadores y los estilismos, en mi cabeza componía un cuadro con cada fotografía y trataba de hallarle el sentido a cada reportaje fotográfico.

Me temblaban las piernas cuando veía los precios. Sólo veía cifras de tantos ceros para vestirte como en ELLE. Era fascinante que alguien pudiera gastar semejante cantidad de dinero y poder desprender ese charm.

Este conjunto me volvió loca y Tatjana estaba impresionante. Lo quería a toda costa. Quería ese conjunto de top y falda drapeada, quería su pelo rubio californiano y quería hasta el paquete de Marlboro mientras escuchaba a Whitney Houston. Si salía con aquella ropa a la calle me iba a sentir la mas poderosa del mundo mundial universal. Lo tenía claro. Pero había un problema insomne que interrumpía aquel sueño: no tenía miles de pesetas para comprarlo. Fui a una modista para que lo copiara. Bajé a la realidad cuando me dijo que era algo menos que imposible reproducir ese patrón, así que con los pies en suelo y mi tesoro de vuelta en mi cuarto, aquel fin de semana me puse una minifalda y una blazer cruzada negra de mi madre, con un pañuelo blanco en el bolsillo, un poco por el duelo al conjunto blanco roto Tatjana.

Porque sí chic@s, yo tenía 15 y me colaba en una discoteca por mi altura con una chaqueta y un pañuelo a modo masculino en el bolsillo. Os aseguro que era la única que iba así. Pero es que estaba loca. Loca con la moda. Me llegaba de un modo especial. Y la culpa era de ELLE.

A día de hoy guardo algunos ejemplares todavía, no todos los que me hubiera gustado por espacio, y que me hacen revivir aquella época con mucha fuerza. Todas estas circunstancias me han hecho seguir este Máster además de otros cursos con ELLE entre los que se encuentran Asesoría de Imagen y Personal Shopper, para ayudar a todas aquellas personas que como yo, quieren mantener su sueño todos los días al levantarse.

Porque aquella culpa de materializar mis sueños tan cerca cada mes era de ELLE. Y siempre lo será.

Mónica Gómez. Máster Marketing de Moda.


6 ComentariosEnviado por: masterclass

1 enero 2019

VESTIR ROPA DE FIESTA UN DÍA CUALQUIERA, ES POSIBLE.

Llega la época en la que todas las tiendas se llenan de prendas repletas de brillo y lentejuelas. Y, con ella, llega la famosa pregunta ¿Otra nochevieja llevando lentejuelas? Sí, es la típica pregunta que todas nos hacemos, pero lo peor no se queda ahí. Lo peor es, que, acabamos comprándonos esa prenda rebosante de lentejuelas, la cual nos ponemos en nochevieja y al día siguiente guardamos en el armario hasta nueva orden.

Nueva orden me refiero, a que no vuelve a salir del armario porque no nos atrevemos a volver a ponérnosla. ¿Será muy arreglada? ¿Demasiado para un día cualquiera? A lo que siempre contestamos sí, y la dejamos tal cual está en la percha.

Todas tenemos ese pantalón de lentejuelas del año pasado, o ese vestido de hace dos años de nochevieja. El típico top de lentejuelas de amigo invisible o esa falda de temporada que si no nos la ponemos en estas fiestas no sabemos cuándo más ponérnosla.

Este motivo es por el que he decidido escribir este post, podemos sacar esa prenda de brilli brilli y ponérnosla cuando nos apetezca, solo hay que saber combinarla para cada momento. Así que, aquí tenemos unas ideas para conseguir el outfit ideal:

¿Zapatillas? Siempre.
¿Con que no combinan unas zapatillas? Hoy en día, unas zapatillas no solo sirven para hacer deporte o salir a caminar. Ahora las zapatillas nos la podemos poner con todo. Sea para ir al trabajo, ir de tapeo o incluso ir de fiesta. Es el complemento perfecto para darle a nuestro look un toque casual y cómodo. Por lo que solo tendríamos que coger esa prenda de lentejuelas, añadirle unas zapatillas y tendremos un acierto asegurado.

Coge tu vaquero favorito
Los jeans son por excelencia la prenda estrella del estilo casual. Cojamos nuestro vaquero favorito y combinémoslo con ese top brillante, conseguiremos un look ideal. Además podemos añadirle un gorro de lana y un abrigo masculino, para combatir el frío y seguir yendo igual de ideales.

Nada que un buen jersey no pueda arreglar
Se llevan los jerséis exageradamente grandes y sus mejores aliados son una falda y un pantalón, así que, ¿Por qué no combinarlo con una falda y un pantalón de lentejuelas? Un jersey le dará el toque informal que queremos conseguir.

Recurriendo a un básico de armario
¿Quién no tiene una camiseta blanca de fondo de armario? Es el básico entre los básicos. Esta prenda hace una combinación perfecta con una blazer de lentejuelas y de nuevo conseguiríamos un look casual con una prenda de fiesta.

María Salvador Molinero, Diploma en Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


1 comentarioEnviado por: masterclass

28 diciembre 2018

Dycyembre se escribe con “Y”

Vivimos en un mundo en dónde los estándares de belleza parecen cada vez más inalcanzables, en dónde no importa cuanto matcha, açai bowls o avocado toast comas nunca estarás consumiendo lo suficiente, en dónde nos invaden los cuerpos Kardashian y los besos se dan con ácido hialurónico. Un mundo en dónde se baila a obscuras sobre una bicicleta y las calles se llenan de deportivas XXL. En tiempos dónde te venden cualquier rostro gracias al “contouring” y en dónde uno puede definirse a sí mismo como “influencer”.

En tiempos como los que vivimos ahora es necesario hacer una pausa para aplaudir que se reconozca el talento y belleza que no viene como pan de molde, belleza que lleva impresa en el rostro las huellas de una cultura que aún no ha sido víctima del fenómeno “Photoshop”. Belleza que hace homenaje a pueblos indígenas, a jarabe mixteco , a tiempo e historia.

Hablamos de Yalitzia Aparicio, maestra convertida en actriz por parte del director mexicano Alfonso Cuarón en su película Roma, considerada como “la mujer del año” y protagonista de los medios en el mes de diciembre.

Yalitzia, mujer oaxaqueña de ascendencia mixteca, nos muestra en su rostro una belleza clásica de tiempos precolombinos, haciendo un homenaje a lo diversidad, rompiendo con los establecidos cánones de belleza.

Yalitizia, una “influencer” real de nuestros tiempos, orgullosa de sus raíces: “Mi piel, muy mexicana, oaxaqueña y muy humana. Del color de mi tierra y la diversidad de sus colores” decía ella. Mujer que nos hace sentir que la belleza viene de muchas formas distintas, que como Coco Chanel nos quita las fajas y nos hace olvidarnos de las micro-cinturas que nos bombardean constantemente.

Yalitzia, es la cara de los sueños de millones de personas por todo el mundo, es el rostro de la frase cliché “¡sí se puede!

Yalitzia, con vestidos de Dior, Louis Vuitton, Altuzarra, Oscar de la Renta o Valentino, sigue siendo Yalitzia, sigue siendo cualquiera de nosotros, sigue siendo todos nosotros.

Yalitzia, paisana, te saludo desde el otro lado del Atlántico, en dónde me hiciste llorar viéndote ser Cleo, te aplaudo porque contigo México es hoy otro México, y la belleza tiene también otro concepto.

Yalitzia Aparicio, no voy a olvidar tu nombre.

Mónica Zaldumbide Alcocer, Máster Marketing de Moda.

1. El Jarabe mixteco es un baile folklórico representativo de la Región de la Mixteca Oaxaqueña, compuesto por varios sones que son originarios de esta región.


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

25 diciembre 2018

El arte de amar la moda

La moda, ese concepto subjetivo que incluye tantos significados como personas hay en el mundo. Y es que a cada uno de nosotros nos viene una acepción diferente a la mente: estilo, ropa, empresa, tendencia, arte, costura, actualidad, diseño, trabajo, marca, creatividad, textil… No hay límite para definir este concepto.

A pesar de su complejidad, la moda ha estado, está y estará presente en nuestra vida de una manera u otra. En concreto, los que hemos decidido estudiar este ámbito tenemos una adoración especial hacia ella. Que sí, que todos hemos oído en miles de ocasiones decir eso tan típico de “¡A mí me encanta la moda!” o “La moda es mi pasión”. Por ello, ¿en qué nos podemos llegar a diferenciar?

En la CONSTANCIA.

Somos conscientes de que la moda ha sido lo que nos ha apasionado desde que éramos pequeños, con momentos como en los que observábamos con detenimiento el armario de nuestras madres, tías o incluso abuelas, admirando sus colecciones de zapatos y joyería, que, aunque no recordemos muy abundantes, eran únicos y de un valor incalculable.

Hemos seguido, con la compra de las primeras revistas de moda, inquietos por saber cada mes lo que se iba a llevar, así como con la atención a los eventos que retransmitían por televisión, en los que guapísimos actores, actrices, modelos y demás personajes públicos lucían estilismos inigualables. Más tarde, con el paso del tiempo, comenzamos a tener cierta autonomía al poder elegir nuestra ropa a la hora de vestirnos (aunque en el fondo tuviésemos que contar con la aprobación de nuestra madre, y tal vez aquella camiseta demasiado llamativa se quedaba finalmente en el probador). Y cuando por fin tuvimos acceso a Internet… ahí comenzó la mejor etapa.

Por aquel entonces todavía no lo sabíamos, pero desde ese momento se nos abrió un abanico de posibilidades a la hora de incrementar nuestra admiración hacia el sector. Las revistas en papel dieron paso a una amplia variedad de artículos online, la ropa de la que disponíamos en una tienda ha pasado a ser prácticamente ilimitada y los recursos que hay nos dan opciones de crear unos outfits que son verdaderas maravillas. ada vez han ido apareciendo más posibilidades: visualización de desfiles, cursos que nos permiten aprender de forma rigurosa, aplicaciones creadas exclusivamente para el sector o redes sociales como Instagram, que acercan la moda a un público mayoritario.

También, paralelamente a este hecho, hemos ido madurando como personas y tomando decisiones acerca de nuestro futuro laboral. La hora de decidir los estudios probablemente se haya visto afectada por esta pasión; en cualquier caso, hemos sabido no abandonarla.

Ahora nos encontramos en un punto clave, llenos de ganas por aprender tantas cosas nuevas. Como he dicho anteriormente, lo que creo que nos diferencia del resto de admiradores de la moda es la constancia: siempre le hemos guardado un hueco dentro de nosotros, y algo nos dice que ahora es el momento de dedicarnos por completo a ella. Porque la moda no es solo lo superfluo y frívolo, la moda es entender y conocer la industria desde lo más cotidiano hasta los entresijos de su origen. Con esfuerzo, sí, pero también con la adoración y respeto con la que ese niño comenzaba a descubrirla.

Marta Ferrín Castro. Marketing y Comunicación de Moda y Lujo


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

21 diciembre 2018

DISEÑANDO SUEÑOS

Hay veces que es mejor frenar, frenar y tener ese diálogo interno que dura un mes y medio, o dos. Obviamente, mientras tanto, los demás no pararán de preguntar y decirte lo que debes hacer y lo que no. Pero bueno, centrémonos en nosotros y en que estamos haciendo, miremos de dónde venimos, dónde estamos yendo, y por supuesto, dónde queremos ir.

Tenemos la dichosa manía de pensar que si las cosas nos van mal, o directamente no van, es porque antes junto a determinadas personas o lugares éramos más felices, sin darnos cuenta de que tal vez, y solo tal vez, el problema lo tenemos nosotros mismos.
Las presiones sociales o el hecho de agradar, tanto a amigos como a familiares, o simplemente cualquier detalle que nos haya marcado en el pasado consolida nuestra personalidad, gustos, y como no, nuestras fortalezas y nuestros miedos.

Tenemos la tendencia de recordar antes algo malo que algo bueno, y eso no debería ser así. Al igual que recordamos esos momentos en los que se metían con nosotros en el colegio o esos en los que un amigo nos traicionó, olvidamos las partes en las que fuimos fuertes y tuvimos la valentía y el valor de confiar en nosotros mismos estando solos.
¿Y el fenómeno de “agradarse” ?, eso ya es otro mundo. ¿En qué momento nos enseñaron a no creer en nosotros mismos?.
Como bien dice Manuel Carrasco en su nuevo álbum :“me dijeron de pequeño donde vas que tú no puedes”. Nos animan en cosas cotidianas y comunes, esas que no son originales del todo y que supuestamente nos otorgan “algo”, ¿seguridad?, ¿un hobby?.
“Sé médico pero no seas escritor, sé arquitecto pero no seas pintor, sé abogado pero no seas músico”. ¿Qué locura que alguien cercano quiera ser creativo no?, pero encerrarse 10 años para ser notario es maravilloso (para quien realmente quiera serlo). A lo mejor no llegamos a ser J.K. Rowling, pero sí nosotros mismos, que tampoco estaría nada mal.

Bendita suerte la de aquellos que con 18 años tienen un camino recto y claro en la vida. Lo que no nos enseñan es que en ocasiones hay muchas curvas para llegar a la meta, que hay que tomarlas con ironía e incluso divertirse con ellas, y que es ahí, en el momento en el que tienes el mayor caos montado, ese es el instante en el cual te conoces a ti mismo.

Tal vez nos olvidamos de lo más importante, mimarnos y creer en nosotros mismos. De nuevo Manuel Carrasco dice: “Me enseñaron a crecerme a los pies de la derrota”. Quizá las personas pasan por nuestras vidas no son las adecuadas, quizá la carrera que estudias no sea tu futuro inmediato, quizá hayas olvidado escucharte, o quizá sin todo lo anterior a día de hoy no serías tú.
Que ahora quiero moda, mañana música y pasado mañana hacer la mejor tarta del mundo, que nunca es tarde y que el tiempo es oro, un just in time, pero esperemos que más relajado, sobre todo para poder captar lo más importante, nuestra esencia.
Y quizá mi futuro esté aquí en la moda o hasta en mi carrera, ya que como leí hace poco en la web Alma, Corazón y Vida, en el ranking de trabajos del futuro existirá ser diseñadora de sueños, y creo sin duda, que me encanta.


Amalia Mas Muñoz, Máster en Marketing de Moda.


4 ComentariosEnviado por: masterclass

18 diciembre 2018

CHANEL METIERS D’ART SHOW

La colección Métiers d’art fue creada por Karl Lagerfeld por primera vez en 2002. Se celebra dos veces al año y cada temporada el equipo de CHANEL se desplaza a una ciudad famosa por sus fábricas de punto, sedas o bordados y se diseña una colección basada en cada material y en la estética de la ciudad. Este desfile se ha celebrado anteriormente en ciudades como Dallas, Edimburgo, Mumbai, Salzburgo y Paris. CHANEL ha presentado en Diciembre su colección Métiers d’art por tercera vez en Nueva York, en el Metropolitan Museum of Art.

Cuando Lagerfeld está en Nueva York, el museo más grande de la ciudad de convierte en una pasarela y el espectáculo se anuncia en toda la ciudad. Los carteles representan a Coco como la Estatua de la Libertad, luciendo una corona con su famoso traje de tweed y una antorcha en todo lo alto.

En 2005, Karl Lagerfield presentó su colección Métiers d’art en su boutique CHANEL de 57th Street. Dos años después, la colección Cruise fue mostrada en la Grand Central Station, un sitio verdaderamente icónico de Manhattan.

Este año, la ciudad de Nueva York le ha inspirado una vez más y ha presentado una espectacular colección en la que ha querido subrayar el papel de los bordadores, zapateros, sombrereros, diseñadores de joyas y otros diseñadores de complementos. Lagerfeld escogió recrear “Templo de Dendur” en el Met de Nueva York para su desfile con propuestas inspiradas en el Egipto antiguo, con presencia de grandes collares, tonos dorados y numerosos guiños a EE UU, como los colores de su bandera, rojo, azul y blanco o bordados emulando la corona de la estatua de la libertad.

Poco tiempo antes de presentarse la colección la maison parisina publicó una declaración sobre el uso de pieles exóticas en la que afirmó que ya no usará pieles de cocodrilo, lagarto y serpiente. Lo que parecía cocodrilo en la pasarela del Met era en realidad una imitación de cocodrilo, lo que parecía serpiente era en realidad piel de piña.

Métier d’art es un género de moda exclusivo de CHANEL, ideado para exhibir la artesanía de los 26 talleres especializados propiedad de CHANEL, desde bordados y plumas hasta trabajos de orfebrería y plisados. La ropa es de alta costura: trabajada a mano intensamente, pero se vende en su taller en lugar de ser hecha a pedido en la pura tradición de la alta costura. El mensaje de Métiers d’art es para recordar el mundo de la sofisticación de CHANEL.

“In New York, I like the energy, the air, the people, the architecture, the confusion, the mix.” Karl Lagerfeld

Carolina Montero Barba, alumna del Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


Deja tu comentarioEnviado por: masterclass

Post Anterior