Diario de una estudiante » Chanel Rouge Allure

9 septiembre 2014

Chanel Rouge Allure

Supongo que fue ese olor a terciopelo beige y esos zapatos negros de piel, con los que mi abuela me envolvía entre un manto maternal de besos y abrazos. Debió ser su toque a Eau de Rochas y su barra de labios Chanel Rouge Allure, los elementos perfectos que me rodearon durante largos e intensos años de infancia, los que me hicieron vibrar al son de cada par de zapatos que invadía las lluviosas calles de mi ciudad natal, Vigo.

1

Como un diario, comencé a llenar mis páginas de deseos, pintadas sobre disparatadas combinaciones de ropa y mezclas de tejidos  sin sentido para el mundo exterior -aunque mentiría si os dijese que para mi pequeña burbuja no contenían ese sentido-. Un sentimiento especial crecía conmigo, y es que nada me ha hecho tan feliz en estos  22 años de vida, como el sentir que vivo por vocación, como mi querida hermana marcó en su tersa y lisa piel de adolescente.

La palabra ‘Moda’ aún consigue rizar mi vello en estos instantes, escribo y pienso, pienso en el momento de ahora, todo mi recorrido, mis ganas y mis esfuerzos por llegar a ser parte de un mundo que muchos catalogan de frívolo y superfluo. Yo prefiero darle la vuelta a esas palabras y añadir que ese savoir- faire se lo damos las personas que formamos parte de ella. Si la moda es algo pasajero que deja de ser moda cuando pasa de ser para unos pocos a convertirse en un movimiento en masa, prefiero añadir, que la moda como concepto general no se trata de un billete que compras por temporadas, es algo más complejo. En el momento que  sientes ser parte de ella, el billete cambia de fecha, se convierte en algo eterno, algo tuyo, la moda la hacemos todos. Porque no hay nada más bello que la diferencia de estilos, la diversidad, el sentirte único y especial, así me siento ahora.

Comencé creando un egoblog hace dos años como experimento personal. Mi idea nunca fue ir más allá de investigar y ver la capacidad de este nuevo medio, poniendo en práctica mis exiguos conocimientos como publicista por aquel entonces. Después de dos años, ese blog, tras pasar por varios procesos de transformación, se convirtió en mi objeto de estudio universitario, y ha llegado a ser uno de los mejores proyectos en los que me he involucrado a día de hoy. Con nombre propio, Slum Room ocupa una parcela importante de mi vida.

Las oportunidades crecen y todo va en función de la persona. Hace dos meses me sentí desorientada, con un título universitario en la mano, y con la otra sujetando el famoso documento del INEM –ese que a todos nos ha producido escalofríos-. La expresión “dejarse llevar”, fue la invitada por excelencia durante un mes en mi alocada y desubicada mente. Pensé en no pensar, evité noches de búsqueda para un futuro 2015. Me di un tiempo, disfruté de mis miedos y lloré con mis recuerdos. Porque todo llega solo, y llegó, una conversación inesperada puso la guinda a mi futuro, una buena recomendación sobre el Curso Superior de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo de la revista ELLE llenó mi vacío. Y con él, espero llenar más hojas de este diario personal que comenzó un 27 de Febrero de 1992.

Ainhoa Pigó.

2


1 comentario

  • 1. Gracias por la velada. | &hellip  |  14 septiembre 2014 - 21:55

    […] dejo el enlace con mi artículo: CHANEL ROUGE ALLURE , por si esta noche estáis solos, si veis que la TV no os llena, o que habéis perdido el mando […]

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


9 − uno =

Subscríbete a los comentarios vía RSS