Diario de una estudiante » Encontrar tu lugar

16 enero 2015

Encontrar tu lugar

No me quiero ir. Pensé.

Me siento a gusto, me gusta escucharlo, me empapa de información. Me llena de novedades, me muestra problemas, pero me proporciona soluciones. Es atrevido, sin miedos, o al menos eso parece. Se llama Francisco Javier López Navarrete. Y es una de esas pocas personas que han conseguido embaucarme durante una mañana entera, evitando esa alocada necesidad por usar mi iPhone 4s durante una clase.

También es verdad que cuando uno encuentra su lugar, todo es distinto. Digamos que yo y otras 99 personas más, hemos dado con nuestra particular pecera de aprendizaje. La llamo pecera, porque en estos dos días de inicio me he sentido como en una especie de burbuja, donde todo cobra sentido, la moda es el leitmotiv de este curso, y los profesionales que lo componen, son unos auténticos suscriptores para nosotros.

Cuando entré en la Universidad, creía estar en otro mundo totalmente opuesto al del aula tradicional, me sentía diferente, pensaba que aquello iba a cambiar mi perspectiva de aquella tosca clase de los años 90, en la que nos sentábamos de dos en dos, y donde el copiar era un delito en toda regla. Sin embargo, tras cuatro años de Universidad, y a pesar de haber experimentado clases algo distintas a aquella fría y aburrida realidad, hoy puedo afirmaros con una enorme sonrisa en la boca, como dijo Ana, mi nueva compañera, a la que tuve el placer de conocer en la primera clase del curso, y con la que estoy totalmente de acuerdo en esto: hemos aprendido más en estas dos clases, que en cuatro años de nuestras respectivas carreras.

Es curioso, creo que la sensación que viví la primera media hora antes de comenzar la presentación del curso, la hemos pasado todos. La mayoría partimos de una base comunicativa, Periodismo, Publicidad y Relaciones públicas, Diseño de moda, o incluso alguno de Ade o Comercio. A pesar de pertenecer a ese ámbito, estoy segura de que todos nos hemos sentido inquietos, desorientados, la gran mayoría llegamos solos, sin conocer a nadie. La preocupación de ese momento era conocer a la típica persona sentada a tu lado izquierdo, como en mi caso. Yo creo que ellos lo planearon. Yo no sabía muy bien como iniciar esa conversación, y no es que me cueste demasiado hablar. Preferí abstenerme un rato. Expectante al panorama, observé durante unos cuantos minutos como los grupos se iban formando. Es maravilloso, la capacidad y la facilidad que poseemos para intercambiar una serie de palabras que nos conducen a una amistad probablemente segura.

No me costó mucho, Ana parecía esa típica chica cercana, con ganas de responder mis futuras preguntas y viceversa. No nos hizo falta más, un breve break, una copa de vino, a falta de agua para refrescar nuestras gargantas secas, cortadas ante esta nueva aventura. Pienso en ella, y pienso en la suerte que tuve de dar justo con la persona con la que probablemente tenga una fuerte conexión. Se puede decir, que en Ana, vi ese algo especial. La primera conversación marca el inicio, lo demás viene solo.

Tras esta parrafada emocional, los que nos dedicamos al ámbito de la Comunicación, sabemos la importancia que tiene una persona cuando cuenta las cosas. La diferencia entre nuestras carreras y el curso de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo de la revista ELLE, la marcan ellos, los oradores, porque para mí no son simples profesores. Son auténticos narradores de experiencias, su formas de contar las cosas contiene un fondo, son capaces de rizar nuestro último bello de la piel con solo contar una historia. Y esa capacidad no la tienen muchos.

Foto-1-copia

Sabía que me esperaba un buen comienzo, lo que no me esperaba es “desear” no irme. Como nos expuso Carlos Delso, Director General de Suárez en nuestra primera ponencia, soñamos cosas que deseamos. Y el lujo juega un papel fundamental en esta historia, pues solo muy pocos tienen acceso a él, y por tanto, el momento culmen de ese sueño no es más que la propia experiencia en tienda. En una tienda se culminan nuestros sueños, en ella adquirimos ese producto del sector del lujo, en el que el vendedor, juega un papel crucial. Pues debe saber seguir el papel de la marca, transmitirnos los valores de la firma, embaucarnos, trasladarnos a la historia de ese producto que deseamos adquirir. A mí me ha sucedido lo mismo, podría equiparar ese sueño, con este curso. El escenario, el aula, los dependientes que asumen ese rol empapados de historia de marca, los profesionales de la moda que nos acompañan, y el sueño, obtener una experiencia de moda. Uno de los principales motivos por el que cien personas se dan cita un viernes tarde en la capital.

Nos vemos en la próxima clase, en el mismo sitio, y a la misma hora.

Con cariño,

Ainhoa Pigó.

 

 


Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


1 + = seis

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS