Diario de una estudiante » Lo que nuestra imagen cuenta de nosotros

21 abril 2015

Lo que nuestra imagen cuenta de nosotros

Moda, tendencia, fashion, look… son palabras atractivas que nos hacen pensar en pasarelas, revistas de moda o personajes que vemos a diario en los medios de comunicación. Inconscientemente, los visualizamos y nuestro pensamiento refleja, sin ser conscientes, nuestro toque personal, lo que a nosotros de forma subjetiva nos parece más o menos atractivo, bonito o estéticamente correcto.

Muchos piensan, sin embargo, que el mundo de modelos, diseñadores y revistas, en definitiva el mundo de la imagen, resulta totalmente ajeno si tu actividad profesional y tu día a día no se relaciona directamente con él. Desde mi punto de vista, este planteamiento no parece muy acertado ya que, independientemente de nuestra profesión, la imagen que proyectamos influye directamente en cómo nos percibirán los demás, en qué idea se hará de nosotros la persona que tenemos enfrente.

La reflexión es sencilla, tan sólo tenemos que pensar en nosotros mismos cuando vemos a alguien por primera vez. Inevitablemente, a la imagen que nos proyecta le añadimos, de forma inconsciente, nuestra opinión subjetiva, es decir en qué medida su aspecto encaja más o menos con nuestro propio estilo.

1

En mi caso personal, es en este punto donde el Curso de Asesoría de Imagen, Estilismo y Personal Shopper de ELLE y la UCM, me ha resultado realmente de gran utilidad. Aunque mi profesión, ligada a las finanzas, no tiene relación directa con el sector de la moda, siempre ha sido un mundo que me ha llamado poderosamente la atención y, sin saberlo, he estado “jugando” con él, ejerciendo de “Personal Shopper” de familiares y amigos. Cuando ves que, poco a poco, todos van confiando cada vez más en mi opinión, llamándome cuando tienen que salir de compras porque tienen algún acontecimiento especial, o simplemente para pedirme consejo sobre cómo combinar una falda, una blusa, unos zapatos, o para comprobar si el peinado me gustaba o no, empecé a pensar que si mis consejos gustaban sin tener ninguna formación académica en el tema, quizá debería probar a realizar un curso que me sirviera de base y diera más seguridad a mis consejos, y por eso me animé a realizar este curso.Durante la realización del mismo, me ilusionó darme cuenta que los consejos espontáneos resultaban coincidir en gran medida con las opiniones resultantes de un conocimiento más profesional.

En el momento de aconsejar a mis amigos y familiares siempre he intentado, en la medida de lo posible, aislar mis gustos personales en la búsqueda de la opción que más se ajustara al acontecimiento que se tratara y a las características físicas y de estilo de la persona en cuestión. A veces dudaba sobre si aislar mis preferencias era la mejor opción, y ahora gracias al curso he podido comprobar que hacía lo correcto. He aprendido que la clave es conocer física y emocionalmente a la persona de forma que el resultado final le haga resplandecer, que haga que su imagen sea inmejorable, proyectándola en los demás para lograr de ellos la reacción que se busca. La persona aconsejada debe sentirse guap@, llevando aquello que físicamente más le favorece, sólo así se sentirá más segur@ y transmitirá su mejor imagen, que coincidirá o no con la preferencia personal de la persona que asesora.

A nivel personal, me ha ayudado a entender que la imagen es un poderoso instrumento para utilizarlo a tu favor, a nivel profesional o en lo privado, ayudándome a encontrar mi mejor imagen y saber cómo adaptarla según la necesidad del entorno o según la reacción que queramos generar en los demás.

Por todo ello, recomiendo el curso porque, ¿quién no quiere sentirse más atractivo y mostrar al mundo su mejor imagen?

Raquel García de Santos.


1 comentario

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


5 + = nueve

Subscríbete a los comentarios vía RSS