Diario de una estudiante » BENDITO TRABAJO, GRACIAS.

15 mayo 2015

BENDITO TRABAJO, GRACIAS.

La semana pasada contaba en el blog que llevo con mi pareja slumroom.com que la felicidad es algo que aparece en pequeñas dosis. Y para recibir esa dosis hay pasar por diversos procesos de espera. Por eso dicen que el tiempo es un arma valiosa, algo que no podemos desperdiciar, es cambiante, a veces lento, otras veces desaparece tan rápido como la bruma. En todo caso es un valor personal. Cada uno decide dónde invertirlo y cómo jugar con él. A veces no queremos que se pare cuando vivimos el mejor momento, y como contradicción, deseamos que desaparezca lo antes posible cuando las circunstancias nos alteran. Vivimos despreocupados, creemos en la lejanía que existe entre año y año. Sin embargo, yo me he dado cuenta que cuanto más avanzo, menos tiempo tengo, y eso me agobia. O al menos me agobiaba.

Veréis, para muchos que han vivido una situación similar a la mía, sabrán lo cuesta arriba que se hace el volver a casa tras una mágica etapa universitaria. Donde las ganas de comerte el mundo es tu principal objetivo, una época se cierra, y otra se abre. Llega el momento de decidir qué hacer. Posiblemente una de mis decisiones más complicadas. Cuántas veces he dado vueltas a las sábanas, preocupada, buscando de manera desesperada el siguiente hueco en el que encajar. Te ves más profesional, sin embargo te falta camino por andar. Las prácticas resultan una buena alternativa para abrirse paso hacia tu dirección final. Pero, qué pasa cuando eso no es suficiente, la otra alternativa es seguir estudiando, optar por la inversión, para garantizarte un futuro medianamente a la altura de tus altas expectativas.

1

Los meses se convierten en un auténtico suplicio. Las famosas alertas de trabajo no hacen más que bajar tu listón. Pues tus horarios no son compatibles. No existe eso de la flexibilidad, y si existe, tu cuenta a final de mes es la misma que cuando entraste. Cero. Pero no decaigamos. Que cada entrevista de trabajo nos haga más fuertes, que cada: “no, ya te llamaremos” sea un aliciente para superarse. Que los hobbies se conviertan en nuestra mayor herramienta para destacar. Hagamos de esto un escaparate de conocimientos personales. Demostremos que no somos eso que dicen de generación perdida. Pues perdida me sentía, pero nunca rendida. Que importa la competencia, si crees en ti misma, medio camino está hecho.

El proceso de asimilación ha sido largo, las cosas no han salido a la primera, pero cuando conviertes algo en tu vocación, el mundo entero se une para darte la bienvenida a la siguiente fase, esa que tantos aspiramos en tantos supuestos años de crisis. Bendito trabajo. A día de hoy me siento profundamente agradecida y contenta por haber escogido este CSU de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo de la revista ELLE y la UCM.

Con cariño,
Ainhoa Pigó.


2 Comentarios

  • 1. Veronica  |  15 mayo 2015 - 11:42

    Felicitaciones por compartir tu experiencia con todos los lectores. La salida de la uni y la insercion laboral es todo un tema. Yo lo se personalmente, luego de obtener mi titulo universitario no veia donde insertarme laboralmente y decidi solicitar becas de posgrado. Asi extendi mi juventud hasta el dia de hoy, y me imagino la satisfaccion y gratitud que se siente cuando finalmente consigues un trabajo en algo que realmente amas.

    Muchos exitos!

  • 2. Ainhoa  |  18 mayo 2015 - 14:39

    Muchas gracias por tu comentario Verónica. La verdad que no hay nada más gratificante que después de estar en constante búsqueda y esfuerzo, entrar en el mundo que tanto deseas y por el cual has luchado .

    Un abrazo te deseo lo mejor a ti también.

    Ainhoa Pigó.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


9 − dos =

Subscríbete a los comentarios vía RSS