Diario de una estudiante » Si David Bowie fuera un bolso

26 enero 2016

Si David Bowie fuera un bolso

Dice la consultora Inmaculada Urrea que “no es marca si no pasa por el corazón”. La reciente muerte de David Bowie, y todo el revuelo que ha generado me han hecho recordar el lema y pensar en lo sumamente poderosa que es esta marca. Sí, la marca David Bowie, porque eso es lo que es: con su historia, con su ‘savoir faire’, con su corazón. Una marca que despierta el deseo y la admiración. Que ofrece mucho más que meros productos (como pueden ser las canciones), sino experiencias irrepetibles para sus seguidores. Una auténtica marca de lujo.

David-Bowie-3

Y no una cualquiera. Basta un rápido paseo por Twitter y demás redes sociales para ver que es una de esas pocas marcas que han conseguido importar de verdad. Que nadie quiere vivir sin ellas, aunque objetivamente sea perfectamente posible. Lujo.

David-Bowie-2

Por eso, no sería extraño que alguien decidiera dar continuidad a la marca David Bowie convirtiéndola en una empresa convencional: con sus lanzamientos, sus tiendas, su equipo de comunicación… ¡Qué maravilloso reto para quién se encargara de sacarlo adelante! Me imagino las primeras reuniones: “A ver, equipo, ¿qué tipo de productos vamos a vender? ¿Cuál será nuestra ventaja competitiva? ¿Y nuestro segmento de mercado?”, diría el director del proyecto. Y al instante empezaría la lluvia de ideas.

David-Bowie-4

Seguramente decidirían crear cuatro líneas, coincidiendo con los alter ego que tuvo el artista a lo largo de su carrera. Cada una con sus propias características y clientes. Y recibirían sus mismos nombres: la línea Hunky Dory, femenina y sofisticada; la línea Ziggy Stardust, rompedora y teatral; la línea Aladdin Sane, una variación de la anterior (más exclusiva o de edición limitada) y la línea Duque Blanco, comedida y elegante, dirigida solo a los hombres.

David-Bowie-1

Los valores asociados a David Bowie serían, sin duda, una buena ventaja competitiva: el atrevimiento, su capacidad de metamorfosis, su facilidad para sorprender, el gusto por los mensajes ocultos. Los viajes al espacio y la ciencia ficción inspirarían la comunicación global de la marca, ¡también la decoración de las tiendas! Y el rayo rojo y azul sería la seña distintiva de cada etiqueta. Además, celebrities y bloggers se convertirían en prescriptores de la marca, y se verían más portadas como las que ya hizo célebres Kate Moss.

David-Bowie-5

La marca sería absolutamente tecnológica y pionera a la hora de innovar. Tendría que proponerse hacer del mundo un lugar mejor: tratar de derribar muros, como ya hizo el propio Bowie. Sería diferente a todas las demás, sin pretender gustar a todos. Y hablaría de tú a tú a sus clientes, que tendrían que seguir siendo seguidores, porque esa es la relación más fiel y duradera que nadie puede soñar.

David-Bowie-6

Y, sobre todo, tendría que dejar un buen recuerdo en nosotros (sí, yo también sería una clienta/seguidora). Un recuerdo que nos emocionara, ya fuera a través de unos zapatos, de una sombra de ojos o de un bolso. Un recuerdo digno del que ha dejado su marcha. Solo así sería una marca de lujo. Solo así pasaría por el corazón. Solo así sería la verdadera marca David Bowie.

Belén Martínez Dolla C.S.U Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


2 Comentarios

  • 1. Sara  |  27 enero 2016 - 09:54

    Un post brillante y muy ingenioso. Enhorabuena!

  • 2. Montserrat  |  31 enero 2016 - 23:29

    ¡Me ha encantado! Me ha despertado el interés desde el primer momento. ¡Genial!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


cuatro − 2 =

Subscríbete a los comentarios vía RSS