Diario de una estudiante » HUMANIZANDO A UN ÁNGEL

8 marzo 2016

HUMANIZANDO A UN ÁNGEL

¡Hola a todos!

En los últimos años las redes sociales nos han permitido conocer más de cerca la vida de actores, modelos, cantantes e incluso políticos. A través de ellas comparten con propios y extraños sus proyectos más próximos, sus vacaciones familiares, sus éxitos o simplemente su opinión sobre determinados temas. Todo parece normal a simple vista, ¿pero qué ocurría si la tercera modelo mejor pagada del mundo rompe por un momento la idílica visión que se tiene sobre el mundo de la moda?

2

Detrás de los flashes, del glamour y de las astronómicas cifras que pueden llegar a facturar algunas maniquíes por sus trabajos, se encuentran personas de carne y hueso, que se fatigan tras largas jornadas laborales, se sienten solas o simplemente se ponen enfermas.

La top model carioca Adriana Lima ha sido la involuntaria protagonista de la última polémica en Instagram, el motivo: hacernos partícipes de un mal día en su trabajo.

Asidua a las redes sociales, la popular modelo de 34 años es conocida además de por ser imagen de numerosas firmas como Maybelline, Givenchy o Versace, por su gran labor solidaria con los más desfavorecidos, donando todos los años una elevada cuantía de dinero a un orfanato de su ciudad natal, Salvador de Bahía.

El pasado 3 de febrero, el ángel más veterano de Victoria’s Secret publicaba un post donde mostraba esa cara B de la profesión que muchas modelos no se atreven a enseñar.

Bajo un fotografía donde aparecía con el rostro apagado e hinchado, una instantánea que dista mucho de la imagen de top que todos tenemos en mente, narraba cómo había tenido que hacer frente a una jornada de trabajo de 10 horas, haciendo una sesión de fotos con un catarro muy fuerte, sin parar de toser y con un dolor de cabeza horrible. Y añadía: «Trabajo tan duro como cualquier otra persona».

1

A lo incómodo de trabajar cuando estás resfriada, algo por lo que todos hemos pasado alguna vez, se unía un retraso de tres horas en su vuelo de vuelta a casa, la ley de Murphy hacía su aparición.

Dejando claro en todo momento que no pretendía quejarse, y que simplemente trataba de desahogarse y narrar su experiencia como modelo, la conocida top finalizaba su post con la siguiente frase: «Quería compartir con vosotros la cara oculta de una modelo que trabajó duro y deciros que no soy la única que se esfuerza tanto».

De esta forma, la brasileña ha intentado mostrar que tanto ella como muchas de sus compañeras son humanas y tienen sentimientos, ni todas las modelos son frívolas, ni superficiales: simplemente, el entorno las etiqueta.

Es cierto que hay decenas de trabajos más duros que el del modelaje, que todo el mundo tiene malos días, y que sus salarios no se asemejan ni de lejos a los que obtienen algunas celebrities. Pero, ¿no es cierto también que todos tenemos derecho a expresarnos y a compartir nuestras vivencias, sin ser criticados o atacados por ello?

Un abrazo,
Mª José Sánchez Medina. C.S.U de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


2 Comentarios

  • 1. Un ratito para mi  |  8 marzo 2016 - 10:33

    Está claro que todo el mundo tiene derecho a la queja, pero lo que gana ella en una hora de trabajo bien merece aguantar un catarro o dos o tres

    http://www.unratitoparami.wordpress.com

  • 2. Mirian Pérez  |  9 marzo 2016 - 00:12

    El trabajo de modelo es igual de duro que cualquier otro. Hay jornadas de más de 10 horas de trabajo con tacones de 10 cm sin poder bajarte de ellos, y en muchas ocasiones pasas mucho frío o calor. No es oro todo lo que reluce. No son sólo fiestas de glamour. Es un trabajo físico que en muchas ocasiones son días duros. Por ejemplo, en la mayoría de las sesiones de fotos en exterior te citan a las 5 am para maquillarte y que a las 7 am ya esté todo listo en el set para coger la primera luz d la mañana. Me gusta que modelos tan importantes como Adriana muestren esta cara de esta profesión. El trabajo de modelo es igual de duro que muchos otros. Por no hablar de las dietas y ejercicios físicos a los que nos tenemos que someter para estar perfectas para cualquier foto en bikini o ropa interior. No es oro todo lo que reluce!

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


5 − = cero

Subscríbete a los comentarios vía RSS