Diario de una estudiante » ¿Cuándo seremos mayores?

5 julio 2016

¿Cuándo seremos mayores?

Desde muy pequeña me preguntaban, como a la mayoría de niños y niñas: María, ¿qué quieres ser de mayor? Durante mucho tiempo la respuesta tenía sentido; veterinaria, doctora o diseñadora de moda, este último era mi caso, jugaba con las famosas muñecas Barbie, todas llevaban siempre su estilismo impoluto, con algunas prendas que yo misma confeccionaba siempre con ayuda de mi gran ejemplo, mi madre.

Me tiré años hablando con plásticos, tenía conversaciones como: ¡Oh… Qué vestido tan bonito! ¿Dónde lo has comprado? A lo que yo misma contestaba, justo ahí en la esquina, en la tienda “María Moda”, que correspondía a los bajos de una silla de madera con las patas llenas de ropa colgada con celofán. Es curioso hasta dónde llega la imaginación de un niño, que sin tener apenas contacto con el mundo real es capaz de imaginarse cómo quiere que sea su vida.

portada

Pues aquí me encuentro, unos cuantos años después haciéndome la misma pregunta: María ¿qué quieres ser de mayor? Y ahora no sé contestar, me quedo en blanco pensando qué fue de esa niña y su imaginación, la que pensaba que hacerse mayor consistía en terminar los estudios y comenzar a trabajar justo como hicieron sus padres. ¿Entonces cuándo voy a ser mayor? Sigo con estudios complementarios, aceptando prácticas no remuneradas, para algún día poder ser tan mayor como esa niña pensaba. Dicen que los mejores currículums son de una cara de un folio, que no hay que excederse mucho más, pues creo que el mío podría superar las páginas del Quijote siguiendo por este camino.

No es un tabú somos la generación perdida y lo sabemos, todos lo saben, poco trabajo y demasiada demanda, pero…. ¿Es cierto que hay poco trabajo? El problema está en las prácticas no remuneradas. Que sí, estoy encantada con las que he realizado hasta ahora y seguiré aceptando lo que me vaya encajando, pero pienso que algunas empresas no tienen en cuenta que una mayoría tiene que abandonar sus ciudades para perseguir sus sueños, y los pisos, creedme, están por las nubes en la capital. Aceptar prácticas no remuneradas, significa seguir trabajando como dependienta en una tienda de ropa. Algunos se atreven a decirme en ocasiones: ¡Qué bien, has encontrado trabajo de lo tuyo! Os puedo asegurar que doblar ropa y estropearme la manicura casi diariamente por ordenar almacenes no es el trabajo con el que esa niña pequeña soñaba. Y no podemos quejarnos, nos dicen.

2

Una clienta me dijo un día, ¡sí, puedes quejarte! Para algo que puedes hacer hazlo, y hazlo en alto que te escuchen, tus jefes no trabajan, ni domingos, ni festivos y seguramente no lleguen a las 23:00h de la noche a casa, cansados teniendo que cenar a las 00:00h y cogiendo el sueño como muy temprano a la 1:00h. No os podéis ni imaginar el trastorno del sueño que eso conlleva con el paso del tiempo. Pero no quiero aburriros más con tristezas y amarguras, porque la vida hay que disfrutarla, y he aprendido a exprimir todo lo bueno que tiene lo malo y a pensar que estoy en un puente hacia el futuro… Llegará a todos nos llegará, cruzaremos el puente y nos haremos mayores.

María Gil. C.S.U Marketing y Comunicación de Moda y Lujo


Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


tres + 1 =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS