Diario de una estudiante » LA POLÉMICA SOCIAL DE SER INFLUENCER

24 enero 2017

LA POLÉMICA SOCIAL DE SER INFLUENCER

Influencer se define como aquella persona capaz de ejercer predominio o fuerza molar, inspirar, comunicar efectos y contribuir eficazmente al éxito de una marca. Pero ¿puede realmente considerarse un trabajo?

El pasado 26 de noviembre de 2016 los alumnos del Curso Superior Universitario de RR.PP, Visual Merchandising y Estilismo, disfrutamos de la ponencia de Leo Guiñazu, Director General de Globally España, en la cual nos explicó, entre otros conceptos cuál es el papel de un influencer.

La sociedad actual, no acepta ser influencer como una profesión, pero afirman que ganan altas cifras de dinero por lo que hacen. Muchos consideran que no se puede comparar a otras profesiones por no tener un horario ni un lugar establecido de trabajo, pero sí aceptan que lleva horas de dedicación el conseguir las mejores fotos, looks, etc. Piensan que no podrán vivir siempre de ello, sino que es algo efímero, cuestión de suerte en muchos casos, algo que está por cuestionar.
imagen-1

¿Qué hay detrás de todo ese mundo aparentemente lleno de regalos, eventos, fiestas o invitaciones a desfiles? ¿Qué papel ejercen los influencers en una sociedad que cada día es más digital?
La realidad es que los influencers juegan un papel importante en la cadena de valor “the love chain” y son usados por las marcas como medios para llegar a nosotros, los consumidores, generando valor tanto a la marca como al cliente.

Es un hecho el que si una determinada marca contacta con un influencer para promocionar un producto, las ventas se disparen.

En un mundo globalizado donde las tendencias se reinventan cada día son estos profesionales son capaces de generar deseo por estos productos.

Aquí es donde se ve el poder de los micro influencers con menos de 10.000 seguidores ya que su mensaje es mucho más directo y objetivo para el consumidor. Teniendo muchas veces la última palabra a la hora de que el consumidor llegue a comprar o no ese producto.

Pero ¿qué diferencia hay entre un micro influencer, macro influencer o mega influencer? Esto es la regla de las tres M de matemáticas. Lo que les clasifica y les hace ser ellos mismos son el número de K que tengan, los followers.

Macro influencers entre 25 mil y 300 mil followers. Como es el caso de Mónica Anoz (@monicanoz) que cuenta con 133 mil followers.

imagen-2

Mega influencers con más de 1 millón de followers, como Chiara Ferragni (@chiaraferragni) con 7,3 millones.

Si lo tuyo es lo de influenciar esta es la clave, además de transmitir un mensaje claro, creíble o aportar algo diferente y llamativo.

Puede que después de leer este post tu opinión sobre el trabajo como influencer no haya cambiado o tal vez sí.

Queda claro que el influencer es una parte indispensable en el paid media del ecosistema digital de una marca.

Sara Moratilla Casado @saritamcasado, Alumna del CSU RR.PP, Visual Merchandising y Estilismo.


4 Comentarios

  • 1. elperiodicodetudia  |  24 enero 2017 - 13:39

    Las influencers tienen fecha de caducidad? Creo que lo que sube tan rápido al final cae de golpe… Ojalá me equivoque porque son personas que aman lo que hacen y han creado una nueva forma de entretenimiento, pero… a ver qué pasa.

  • 2. www.elisanegro.com  |  25 enero 2017 - 08:43

    So agree with the article. Great point of view and interesting thoughts inside.
    Thanks a lot for the good pubblication.
    consulente d’immagine Elisa Negro

  • 3. E.C.  |  25 enero 2017 - 22:05

    Buen apreciación y posicionamiento en defensa de la figura ya de sobra conocida como influencer. Sin duda, no podemos pasar por alto la funcionalidad del mismo. En definitiva, si un influencer existe es precisamente por que es útil.

    En primer lugar, y volviendo al sentido de la utilidad del influencer, considero que no debe ser estigmatizado como al go de escasa relevancia en la “marketing jungle” puesto que que un influencer bien elegido y dirigido a un target correcto puede hacer que nuestra campaña de inbound marketing sea un pelotazo e incrementar las ventas de nuestro producto hasta las nubes y más allá. Si bien, es necesario caer en la precaución de lo efímero del personaje, el influencer puede igualmente suponer un riesgo a nuestro objetivo comercial de ventas. Puede acaparar la atención del segmento de público eclipsando nuestra marca y relegándola a un segundo plano.

    En resumen. Influencers, Sí. Pero bien elegidos y temporalmente bien utilizados. Ojo con las malas elecciones que pueden suponer pérdida de tiempo, dinero y sobre todo pérdida o distorsión de nuestra imagen de marca con todo lo contraproducente que en ello lleva.

    Buena aproximación Sara.

    Saludos. Floid

  • 4. Virginia  |  26 enero 2017 - 01:14

    Muchas gracias.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


− 4 = cero

Subscríbete a los comentarios vía RSS