Diario de una estudiante » PORQUE LA MODA NO TIENE GÉNERO

24 marzo 2017

PORQUE LA MODA NO TIENE GÉNERO

En medio de toda la polémica que atrae el tema transgénero, entre las políticas de Donald Trump en Estados Unidos, o el autobús que las pasadas semanas circulaba por Madrid con un mensaje calificado como “transfóbo”, la industria de la moda da lecciones de tolerancia e incluye modelos transgénero en sus portadas y pasarelas más importantes.

A modo de ejemplo os quiero presentar a tres modelos que un día se atrevieron a contar su historia, y sobretodo, a cumplir su sueño, un sueño que muchas de ellas perseguían desde su infancia y que nunca imaginaron que harían realidad.

La bosnia Andreja Pejic el chico-chica de la moda, la modelo que hizo de la androginia una baza rentable para las marcas, fue una de las pioneras que lucieron su orgulloso cuerpo sobre las pasarelas más importantes del mundo. Su indudable belleza andrógina le permitieron trabajar tanto para marcas masculinas como para marcas femeninas, encajando a la perfección en ambas categorías.

En 2011, grandes firmas como Marc Jacobs o Jean Paul Gaultier daban el golpe de efecto subiendo a Pejic a su pasarela. Incluso Rosa Clará haría lo propio, en 2012, en la Barcelona Bridal Week.

Su singularidad y el olfato para explotarla la llevó a lo más alto, y es que, lo mismo se vestía de esmoquin que se enfundaba un biquini. Hace dos años gritaba a los cuatro vientos que había cumplido su objetivo de convertirse en mujer de pleno derecho, sometiéndose a una delicada operación de cambio de sexo.

Valentina Sampaio es una modelo brasileña que ya ha hecho sus pinitos como imagen de varias firmas de cosméticos y productos de belleza,pudiéndose incluso convertir en la primera modelo transgénero en lucir las ansiadas alas de la angelical firma de lencería Victoria´s Secret.

Gran amante de las redes sociales, cuenta con una importante cantidad de seguidores con los que ha compartido, en numerables ocasiones, su largo viaje hasta convertirse en la mujer luchadora que es hoy en día. A pesar de su juventud, solo cuenta con 22 años, ha sido un ejemplo para otros modelos transgéneros que no cuentan con el valor de desafiar al mundo y mostrarse sin tapujos ni tabúes o, simplemente, la falta de apoyos les impide hacerlo.

Procedente de la localidad de Ceará, en el nordeste de Brasil, Sampaio confiesa que ya desde la infancia se sentía niña y cuenta cómo siempre se ha sentido respetada y apoyada por sus conocidos, algo que le lleva a sentirse una privilegiada, pues es consciente del duro camino por el que otras personas en su misma situación han tenido o tienen que sufrir, solo por nacer en el cuerpo equivocado.

La última musa de Gucci se llama Valentijn De Hingh y durante los primeros años de vida creció como un niño más de los Países Bajos, su lugar de procedencia.

En la actualidad es escritora, DJ, modelo y una mujer transgénero. Su infancia y adolescencia no fueron las más fáciles, pero la ha convertido en una mujer única, irremplazable e irresistible. Confiesa que el secreto de su éxito es ser valiente y diferente, no temer a nadie ni a nada y guiarse siempre por esa corazonada que te indica el camino correcto.

Junto a Hari Nef, otra modelo transgénero, han protagonizado la campaña de una famosa casa sueca de ropa, la primera en contar con este tipo de modelos para lucir sus diseños. Agradecida por este gran escaparate, la joven holandesa espera que más que una moda, sea una oportunidad para visibilizar los problemas e inquietudes de la comunidad transgénero, y que un día, este colectivo goce de la normalidad que se merece,porque la moda no tiene género.

“La belleza es algo que va más allá del cuerpo, viene del alma”. Valentina Sampaio

Un abrazo,
Mª José Sánchez Medina, Alumna CSU de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo


1 comentario

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


nueve + = 17

Subscríbete a los comentarios vía RSS