Diario de una estudiante » Mis primeros vaqueros

20 abril 2018

Mis primeros vaqueros

Recuerdo el día que le pedí a mi madre que me comprara mis primeros vaqueros, tenía 13 años y volvía del cumpleaños de un compañero del colegio.

Ese día llevaba un vestido azul hasta las rodillas, con una crinolina que le daba un vuelo espectacular. Además, los grandes lazos laterales en raso blanco y el fruncido en el pecho, le daban un toque especial. Iba cual princesa de cuento, adoraba ese vestido.

Yo por esa época sabía que no vestía como el resto de niñas de esa edad. Todas mis compañeras, fieles seguidoras de la moda que fomentaban las Spice Girls, llevaban minifaldas, tops y pantalones de campana. Yo no, pero no me importaba, era feliz y me gustaba vestir así.

No sé qué me pasó durante el cumpleaños de mi amigo, pero algo cambió. Una de mis compañeras me hizo sentir incómoda con sus comentarios sobre mi vestido. Recuerdo como me ridiculizó delante de todos diciendo: “¿Qué llevas puesto? Pareces un bebé”.

No me gustan los conflictos. Incluso hoy en día me cuesta llevar bien cualquier confrontación. Ese día, no supe defenderme. Me quedé callada y dolida, demasiado. Pero ¿por qué?
Ahora mismo, si pudiera volver a esa fecha, sabría exactamente qué decirle, tanto a ella como a mí misma. Seguramente no le diría nada pues soy tan fiel a mi estilo que me daría igual. Pero todo el mundo tiene un día en el que se siente más vulnerable, así que, quién sabe.

Supongo que, si recuerdo ese momento con dolor, es porque aún necesito desahogarme, y por eso, me he decidido a compartir con vosotros esta historia.

A esa niña, que solo buscaba ser el centro de atención, le diría que ese vestido me favorece, que está hecho a mano y que es de un tejido particular. Le diría que estoy orgullosa de vestir diferente, pues me siento diferente. Y que las críticas de una persona sin ninguna formación en la materia son tan subjetivas como indiferentes para mi persona.

Por otro lado, a mí misma, me recordaría que soy preciosa, que soy diferente y que por eso soy especial. El cómo visto me hace ser lo que soy. El cómo visto me hace sentir poderosa y me da seguridad. El cómo visto me hace sentir sexy y elegante. Él como visto me hace sentir mucho más yo.

Siguiendo con la historia, al día siguiente mi madre me compró unos vaqueros, mis primeros vaqueros. Pero para hacerlos diferentes, para hacerlos más míos, ella se compró los mismos y juntas, pintamos una lagartija en la pierna izquierda al final. Mi madre los convirtió en una prenda especial.

Recuerdo que esos vaqueros me los puse mucho, pero nunca llegué a sentirme igual que con un vestido.

¿Por qué os cuento todo esto? Desde que estoy cursando el Diploma de Marketing y Comunicación de Moda de la UCM y la revista revista ELLE, tengo cada vez más influencias de moda. Me encanta saber qué se lleva y qué no. Qué sienta bien a un cuerpo con una forma determinada y qué no. Me siento más informada y poderosa, pero sigo siendo yo.

Y aunque a veces es difícil, quería recordaros a todos lo importante que es el ser fiel a uno mismo. Que nadie os quite la confianza. Todos somos especiales y todos, aunque sigamos las tendencias, tenemos nuestro estilo.

PD: os comparto unas fotografías de pasarelas pasadas de MBFW que me encantan. Azul, sí.

¡Prometo escribir pronto con más!

Carlota Hernández Gil. Diploma Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.


2 Comentarios

  • 1. Bethany  |  22 abril 2018 - 00:07

    Hija es que todo te queda bien!! Precioso conjunto, y lasnbotas del vaquero me tienen enamoraita custom essay writing

  • 2. Archerphoto  |  23 abril 2018 - 19:50

    No acabo de entender el motivo por el que deberías sentirte igual con unos vaqueros que con un vestido. Son una prenda diferente, para un ámbito diferente y hasta se ajusta de manera muy distinta al cuerpo. No quedan igual ni en una fotografía ni se pueden confundir. Afortunadamente, hay ropa para todo el mundo y seguramente los vaqueros puedan hacerte sentir bien cuando los uses para algo con lo que estarías incómoda con un vestido 🙂

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


4 + tres =

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS