Diario de una estudiante » Crónica de una resurrección inesperada. De cuando Denma Gvasalia tomó las riendas de Balenciaga

3 julio 2018

Crónica de una resurrección inesperada. De cuando Denma Gvasalia tomó las riendas de Balenciaga

Dicen que las segundas partes nunca fueron buenas, y que las segundas ediciones nunca pueden superar a la primeras (ya no hablemos de las terceras o las cuartas). Hay quien dice son una completa pérdida de tiempo y que no vale la pena ni siquiera detenerse a contemplarlas. Yo, incrédula de nacimiento y firme defensora de este precepto, me he encontrado estas últimas temporadas ante una revelación. El culpable, Denma Gvasalia y su extraordinaria rehabilitación del casi extinguido savoir faire de la casa Balenciaga.

Cristóbal Balenciaga podría denominarse como el artista de su generación, el maestro de las formas, el escultor de las mangas y el arquitecto de los tejidos. Supo dotar desde sus humildes inicios al término textil de una connotación artística intrínseca que incluso hoy, varias décadas más tarde; casi ningún otro creativo ha conseguido igualar (a excepción de Martin Margiela o Comme de Garçon, en opinión inexperta de una servidora).

La firma Balenciaga abrió sus puertas en 1937, de la mano del inigualable Cristóbal Balenciaga. El modisto presenta su primera colección a finales de los años 30 en París y esta acción lo catapulta al éxito, convirtiéndolo en el maestro de su era. “La alta costura es como una orquesta en la que Balenciaga es el director mientras el resto solo somos músicos que seguimos las directrices que él nos da” llega a decir su contemporáneo Christian Dior.

Sus bases a la hora de elaborar sus diseños residen en la comodidad, la pureza, la reinterpretación de líneas pero sobre todo, y por encima de todo, los volúmenes. Sus referencias a la pintura y a la cultura española, se fijan como si ne qua non a lo largo de su obra.

Tras varios años en el sombra, la firma recupera su estatus en 1997 con la incorporación de Nicolas Ghesquiere, como director artístico de la marca. Su objetivo es el de reavivar la apagada llamada del espíritu Balenciaga. Mas aunque sus intenciones son nobles, sus propuestas se conforman insípidas, ya que el francés se ciñe a los tonos oscuros y a los patrones sencillos. Sus diseños poco tienen que ver con el ostentoso aire de la marca.

“Mi relación con Cristóbal Balenciaga no tiene nada que ver con la renovación de un legado. Se trata de una combinación con sus creaciones en las que la prioridad radica en la exploración de su obra” – Nicolas Ghesquiere.

En 2012, Alexander Wang sustituye al francés, presentando varias colecciones que logran el reconocimiento del público mas se alejan de los cánones de la marca, por lo que en 2015 Denma es nombrado nuevo director creativo, y así comienza una nueva era.

Y de esta forma tan sencilla, la marca nos hizo reenamorarnos y reconectar con la industria. Denma consiguió recuperar el aura Balenciaga desdibujada en los últimos años. El georgiano, sponsor de la corriente normcore, ha elevado el término fashion. Ha conseguido esbozar el futuro de la moda, apostando desde el principio por esos desbancados volúmenes que caracterizaron la obra del maestro. Ha sabido combinar a la perfección la tradición superlativa con el aire postmillennial vigente. Su paso por Maison Margiela se nota en cada una de sus creaciones, y ya son muchos los que lo tachan de ser el hijo espiritual del creador belga.

A través de su obra, ha encumbrado y catapultado a la marca al lugar donde siempre ha pertenecido. Sus diseños han satisfecho a todos aquellos que anhelaban algo nuevo, algo distinto, que ensalzara el valor Balenciaga pero a la vez que conectara con esta corriente ungendered que integra un componente diferenciador. Gvasalia ha sabido trasladar a la pasarela la energía que reina en las calles, ha modificado el concepto de moda y ha sabido conectar con la generación online a través de la representación del ser humano en su faceta más cruda y crítica. Ha conectado con la generación de los sueños rotos a través de una propuesta pragmática despojada de banalidad. Denma Gvasalia promete ser la respuesta a todas nuestras plegarias.

Laura Ouviña Ferradás, Diploma Marketing Digital de Moda


Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


tres + = 6

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS