Diario de una estudiante » Edith Head, la figurinista detrás de la pantalla

14 diciembre 2018

Edith Head, la figurinista detrás de la pantalla

Siempre estuvo en mi mente el sueño de trabajar detrás de las cámaras como figurinista en cine. Poder crear y vestir a los personajes de la gran pantalla, darles vida, esencia, personalidades concretas y crear de lo ficticio, un personaje real.
Es por ello, que cuando vi el Diploma de RR.PP, Visual Merchandising y Estilismo, organizado por la revista ELLE junto con la Universidad Complutense de Madrid, no dudé en apuntarme.
Este fin de semana, 30 de noviembre, salí de clase tan ilusionada que he querido aportar mi granito de arena en este blog.
Es por ello, que he decidido escribir sobre el trabajo de una gran profesional, una mujer que en su larga trayectoria, vistió en más de mil películas. Ella fue y será, una de las mejores figurinistas que ha pasado por Hollywood, y esa mujer es; Edith Head.

La película que voy a analizar, es la película Vacaciones en Roma, la primera película protagonizada por Audrey Hepburn en Hollywood.
Para aquellos que no han visto la película (sí chicos, es en blanco y negro) un pequeño sinopsis y una gran recomendación para verla.
La película trata de la visita a Roma de Ana, una princesa de un país centro-europeo que se escapa una noche por la ciudad para eludir el protocolo y las obligaciones de palacio. Durante su escapada, conoce a Joe, un periodista que le enseña la ciudad para conseguir una exclusiva.

En las primeras tomas, la princesa viste de manera sofisticada y con mucho glamour. Prendas muy femeninas, acentuando la cintura de abeja y utilizando gran riqueza en los tejidos, todo ello, acompañado de complementos como sombreros, guantes y perlas.
Siendo princesa, sigue las tendencias de la época (década de los cincuenta) y el New Look de Christian Dior.

Otro de los looks que pasará a la historia de la indumentaria escenográfica, es la escena de la embajada en Roma, en donde Edith Head viste a la princesa con un vestido de corte princesa, encorsetado, muy ceñido en la cintura y con muchísimo vuelo. Todo el look está acompañado con la tiara y collar de diamantes de Joan Joseff.
El personaje de Ana tuvo tanto éxito, que en la película La Bella y La Bestia de 1991, los ilustradores se inspiraron en el mismo look para vestir a Bella en la última escena, un vestido de color oro que aún hoy tiene tanta fama.

Como look principal en esta comedia, la figurinista creó un conjunto muy modesto, dándole a Ana un aspecto de normalidad. Como la película transcurre mayormente en un día, el personaje viste un mismo look en casi toda la película, mostrando la evolución de su personalidad al alternar con simples cambios.
Su atuendo sufre simples modificaciones, dándole un toque moderno: el cambio de unas bailarinas por unas sandalias gladiadoras con cintas, la largura de sus mangas o la desabotonadura de su camisa para obtener un mayor escote.
Como complemento, en el transcurso de la historia, la princesa cambia su nudo del cuello por un pañuelo a rayas anudado al cuello a modo de pajarita, dándole un aire desenfadado y “chic”.

El cambio más notable del personaje, es sin duda alguna, su pelo. Cambia su pelo largo y liso (un estilo típico de la alta clase) por un corte de pelo corto y flequillo recto de estilo “garçon”. Éste, simboliza la libertad de la protagonista ante sus obligaciones reales.

Cuando regresa a Palacio, en las últimas escenas, el look de Ana vuelve al estilo conservador del principio, vistiendo un vestido completamente bordado, de estampado floral y de un tono claro. Es de manga francesa tipo globo, cuerpo cruzado con solapa tipo chaqueta formando un escote amplio en V y entallado a la cintura con faja. La falda es por la pantorrilla y con mucho vuelo.
Todo el look está conjuntado con guantes, zapatos de tacón bajo, tocado casquete en forma de “Box hat” y un juego de perlas de pendientes y collar.
El atuendo vuelve a ser elegante y protocolar, pero la princesa viste con un actitud mucho más madura.
Este vestido gustó tanto que fue el mismo con el que la actriz recogió su primer Oscar ese mismo año, ya que la película estuvo nominada a 10 Oscar y ganó tres de ellos en la categoría de mejor actriz, mejor guión y mejor vestuario.

En el cine, al igual que en la vida, nuestros estilismos nos acompañan a lo largo del camino, expresando nuestros sentimientos, ilusiones, gustos y por su puesto, nuestra personalidad.

¡Muestra tu personalidad abiertamente!

Rosa R. Alumna del Diploma de RR.PP, Visual Merchandising y Estilismo


2 Comentarios

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


seis − = 0

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS