Diario de una estudiante » La culpa es de ELLE

4 enero 2019

La culpa es de ELLE

Si en el 89, con 15 años, me hubieran dicho que iba a escribir un post para la revista ELLE como estudiante de su Máster de moda hablando de Tatjana Patitz, nunca me lo hubiera creído. Ahora tengo 44 y sigo teniendo fijación con aquella editorial de ELLE de junio de 1990 en el desierto. Cuando lo vi me quedé impactada.

Compraba ELLE junto a otras revistas de moda cada mes, como Ragazza y Cosmopolitan. Cada una tenía su función. Guardaba parte de mi paga siempre para tener el cajón debajo de la cama a punto de reventar de revistas. Eran mi tesoro junto a mis discos.

Yo no leía ELLE, me la grababa en la mente. Me hubiera gustado tener ojos de mosca para poder ver todas las fotografías 64 veces a la vez. Leía hasta la última coma. Hasta las personas que componían los equipos que aparecían en las primeras páginas. Quería saber todo de aquel mundo fascinante.

Recuerdo que cuando leía en cada perfecta editorial, con aquellas modelos excepcionales, los escenarios escogidos, los diseñadores y los estilismos, en mi cabeza componía un cuadro con cada fotografía y trataba de hallarle el sentido a cada reportaje fotográfico.

Me temblaban las piernas cuando veía los precios. Sólo veía cifras de tantos ceros para vestirte como en ELLE. Era fascinante que alguien pudiera gastar semejante cantidad de dinero y poder desprender ese charm.

Este conjunto me volvió loca y Tatjana estaba impresionante. Lo quería a toda costa. Quería ese conjunto de top y falda drapeada, quería su pelo rubio californiano y quería hasta el paquete de Marlboro mientras escuchaba a Whitney Houston. Si salía con aquella ropa a la calle me iba a sentir la mas poderosa del mundo mundial universal. Lo tenía claro. Pero había un problema insomne que interrumpía aquel sueño: no tenía miles de pesetas para comprarlo. Fui a una modista para que lo copiara. Bajé a la realidad cuando me dijo que era algo menos que imposible reproducir ese patrón, así que con los pies en suelo y mi tesoro de vuelta en mi cuarto, aquel fin de semana me puse una minifalda y una blazer cruzada negra de mi madre, con un pañuelo blanco en el bolsillo, un poco por el duelo al conjunto blanco roto Tatjana.

Porque sí chic@s, yo tenía 15 y me colaba en una discoteca por mi altura con una chaqueta y un pañuelo a modo masculino en el bolsillo. Os aseguro que era la única que iba así. Pero es que estaba loca. Loca con la moda. Me llegaba de un modo especial. Y la culpa era de ELLE.

A día de hoy guardo algunos ejemplares todavía, no todos los que me hubiera gustado por espacio, y que me hacen revivir aquella época con mucha fuerza. Todas estas circunstancias me han hecho seguir este Máster además de otros cursos con ELLE entre los que se encuentran Asesoría de Imagen y Personal Shopper, para ayudar a todas aquellas personas que como yo, quieren mantener su sueño todos los días al levantarse.

Porque aquella culpa de materializar mis sueños tan cerca cada mes era de ELLE. Y siempre lo será.

Mónica Gómez. Máster Marketing de Moda.


6 Comentarios

  • 1. elena  |  4 enero 2019 - 22:17

    Yo también amé ese reportaje. Desde entonces Tatjana se convirtió en mi favorita del mundo mundial

  • 2. SelectaVip  |  4 enero 2019 - 23:20

    Indudablemente, la moda la llevas en la sangre.
    Ya pintabas maneras, me alegro de tu gran logro en el mundo de la moda.
    Sigue asi.

    Feliz año!!!

  • 3. Maria jose  |  5 enero 2019 - 13:48

    Me ha encantado leerte Monica, me has descrito tambien a mi. Mientras mis amigas iban a la disco en shorts y corpiños, yo m plantaba una falda pantalon, una americana masculina y un sombrero!!!! Jajaja por supuesto muchas de mis locas ideas procedian de ELLE, siempre una inspiracion. Un saludo

  • 4. virginia  |  5 enero 2019 - 14:13

    Yo recuerdo mi primera Elle, Cindy Crawford en portada y unos trajes de baño animal print que me volvían loca en el interior, muy la primera revista de moda que compre y me volví adicta, tenia el trastero lleno y u dia mi madre me obligo a tirarlas. Una gran pena siento ahora por deshacerme de ellas , las top models en su máximo esplendor, magia de los diseñadores en la década de los 90 .
    Hace años que quiero hacer en curso de marketing moda y lujo con Hearst, pero mi vida actual no me permite hacerlo presencial como me gustaría. Disfruta de tu aventura . Un placer leer tu articulo.

  • 5. Patricia Martinez Peñalver  |  7 enero 2019 - 08:38

    Gran revista ELLE

  • 6. Andrea  |  12 enero 2019 - 20:59

    Dicen que los sueños no se cumplen, sino que se trabajan y me encanta que no hayas dejado de luchas por tu sueño; además nos hace recordar como la moda nos marca, como es más que esa falda, es ese allure, es sentimiento… gracias por compartir tus sentimientos con todas. Enhorabuena por tu artículo.

Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


+ uno = 3

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS