Diario de una estudiante » DE SAVOIR-FAIRE A SAVOIR-FAIRE

1 marzo 2019

DE SAVOIR-FAIRE A SAVOIR-FAIRE

Desde pequeños parece que nos programan para dirigir nuestras vidas a lo que, al menos en mi caso, pensaba que era lo correcto. A los 18 tienes que estudiar una carrera que en cierta medida te facilite una salida. Una vez que terminas la carrera perfecta tienes que buscar un trabajo relacionado con tu carrera. Y fin, ya has logrado todo lo que tenías que conseguir en tu vida.

La segunda década de mi vida la dediqué a sacarme una carrera y a trabajar en una profesión deseada hasta que un día ya muy cerca de los 30 me dije:  basta voy a hacer lo que realmente quiero y me matriculé en el Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo.

Mi padre muy reacio a ello, me dijo con la boca chica: “bueno si quieres…” pero realmente, bajo esa sonrisa forzada,  pensaba que era una locura porque estaba dispuesta a abandonar el trabajo que él siempre había pensado para mí,  para hacer algo completamente distinto: lo que yo quería. El año pasado, al inicio del curso en noviembre, dudaba si estaba haciendo lo correcto o no y lo más importante de todo, si estaba preparada para salir de mi zona de confort y lanzarme directamente a hacer lo que siempre había soñado.

En una de mis primeras clases, dos palabras de fondo irrumpieron en mi cabeza: So what?  Dos palabras que colocaron mi desordenada cabeza en cuestión de segundos, la ponente, María Eugenia Girón, a la cual le estoy muy agradecida a día de hoy, me hizo cambiar por completo la visión que había tenido hasta ese momento de todo. Su afán e ímpetu por reinventarnos en todos los aspectos de nuestras vidas me hizo querer aprender más y más, por lo que  poco a poco me empecé a meter en el Fashion Business, mi sueño, mi verdadera pasión.

Cuando finalicé en junio, era una persona distinta y sin pensarlo dos veces ya sabía que mi próximo paso iba a ser hacer el Máster de Marketing de Moda. Sin embargo, la noticia no sentó muy bien en casa, así que intente entender a mi padre y descubrí que teníamos más cosas en común de lo que yo pensaba.

Cuando era adolescente, sin querer tire una botella de vino. Mi padre, cuando vio la botella hecha añicos en el suelo, se enfadó mucho. Pero no, no era una simple botella,  era una pequeñita parte de su pasión derramada por el suelo.

El vino al igual que la moda, crea momentos y recuerdos, nos remonta a otras épocas y nos deleita con elaboraciones sublimes.  Podemos hablar de elegancia, finura, precisión, toques elitistas, excentricidad, intensidad, descaro…para algunos tanto cuando disfrutamos de una copa de vino como cuando vemos una confección de alta costura.

Las piezas de Haute Couture, auténticas obras de arte elaboradas para una sola persona en función de sus medidas incluso de su postura, sin apenas usar la máquina de coser me parece algo sublime. Piezas confeccionadas  con telas de calidad exquisita, cosidas a mano con extrema delicadeza y atención al detalle, por los mejores artesanos en atelieres parisinos que dedican horas y horas de trabajo, para bordar, plisar, pintar y tejer diseños que en algunos casos no están a la venta o son muy difíciles de adquirir.

El vino, sin embargo necesita años para ser mejor, pero también necesita unas suntuosas telas para su elaboración: las uvas, excepcionalmente elegidas y recolectadas que al igual que un modelo de Chanel Haute Couture en muchos casos son exclusivos o de venta limitada.

Mi padre tiene una pasión. Yo tengo la mía. Pero lo que está claro es que ambos compartimos el culto por el savoir-faire, él del mundo del vino y yo del mundo de la moda. Él sigue disfrutando de su pasión y yo he empezado a dedicarme a la mia gracias a su apoyo, al Diploma de Marketing y Comunicación de Moda y Lujo y ahora al Máster de Marketing de Moda. Por fin, puedo decir que he descorchado la botella y he liberado mis sueños, y mi verdadero talento gracias a Escuela Moda Elle.

“El vino siembra poesía en los corazones” Dante Alighieri

VINO BLANCO Fino, elegante, mezcla de frutas que pueden ser cítricas o incluso exóticas, envolvente, con recuerdos florales, fresco y en algunos casos ligeramente amargo y delicado.

VINO ROSADO Colores rosáceos por los matices que le aportan las fresas, frambuesas o incluso pétalos de rosa, afrutado, juvenil, brillante, vivo, sabroso, ligero, alegre, sensual

 VINO TINTO Color cereza intenso, granate con toques violáceos vivos, intenso, persistente, aromático, maduro, armonioso, complejo, largo, vigoroso.

Todos mis agradecimientos a Bodegas Pago del Vicario donde me he sentido como en casa, Algod Family Wines y en especial a Darío Barco Durán Jr cuyo apoyo ha sido esencial desde el principio.

 

Miriam Pérez Díaz. Máster en Marketing de Moda


Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


4 − = dos

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS