Diario de una estudiante » La falda, ¿una simple prenda o algo más?

6 septiembre 2019

La falda, ¿una simple prenda o algo más?

¿Qué es una falda? ¿Una simple prenda de vestir? ¿Un trozo de tela que se ajusta a la cintura y cubre las piernas o parte de ella?, como define la RAE. ¿Se ha convertido en un signo de reivindicación?

Estudiar en Escuela Moda ELLE me ha ayudado a contextualizar y entender qué existe  detrás de una de las prendas con más presencia en los armarios de todo el mundo, y ver la moda como un auténtico reflejo de la cultura.

A continuación, vamos a dar un paseo por la historia de la falda y cómo se ha ido adaptando esta prenda a cada momento de la historia y lo que ha supuesto ésta para las mujeres.

Una prenda como es la falda ha ido evolucionando a lo largo de los años, ha pasado por diferentes formas, tamaños, colores y diseños. Al principio, fue utilizada por los hombres, no hay más que pensar en el kilt escocés (una falda de origen escocés e irlandés) o si nos vamos más para atrás en la historia podemos encontrar a los egipcios, los cuales ilustraban a sus dioses vestidos con esta prenda, griegos, romanos y aztecas que llevaban esta indumentaria junto con túnicas y togas.

En esa época ya se veía una diferenciación en su longitud.  Los hombres la llevaban por encima de la rodilla y las mujeres hasta los tobillos, esta diferencia podría deberse a que la mujer siempre le ha correspondido una imagen más pudorosa y recatada. Los romanos  añadieron a las faldas  unas tiras de cuero anchas, como se puede ver en las esculturas e imágenes que han perdurado hasta nuestros días.

En siglos posteriores, fue quedándose principalmente como prenda femenina, variando según las tendencias y el periodo histórico.

Durante el s. XVII-XVIII, se empezó a utilizar como una especie de “cancán” debajo de la falda llamado guardainfante, que les proporcionaba en la parte superior una esbelta figura y que algunas veces les servía para ocultar los embarazos.

En el siglo XX, se empezó  a ajustar la falda al cuerpo de las mujeres, dejando ver las caderas hasta el punto que eran tan ajustadas que era difícil la movilidad de quien la llevaba. Por lo que en el siglo 20, Gabrielle ‘Coco’ Chanel diseñó faldas más sueltas con un corte hasta las rodillas, permitiendo mayor movilidad para las mujeres que las vestían.

Años más tarde,  en 1947, Christian Dior optó por faldas con un mayor vuelo ajustada a la cintura, llamada falda corola debido a su forma.  Más adelante, se dio paso a una falda más estrecha a la que hoy conocemos como falda de tubo. Fue característica para trabajos como secretaria, además de proporcionar una silueta elegante y estilizada.

Falda de corola de los 50

Falda tubo de los 60.

En los años 60, empezó el movimiento de liberación sexual y  juvenil, que provocó la transformación de la moda en todos los sentidos jugando con colores más vivos y sus cortes. Mary Quant, diseñadora de moda británica, impuso el estilo midi  como gesto de libertad de la mujer. Quant nombró esta minifalda  Mini Cooper, como forma anecdótica, decir que es debido a su coche favorito, tal y como lo explica en el documental ‘Mary Quant, Mini Cooper, Minifalda’.  Es una falda que tiene su corte  por encima de la rodilla, el corte más transgresor de esta prenda en su historia. Esto supuso un escándalo entre las personas más conservadoras de la época.

Finalmente, durante estas últimas décadas, han vuelto las maxifaldas y surgió la micro-falda procedente de Japón. Esta vestimenta sufrió varias variaciones de color, cortes y diseños.

Como hemos podido ver en este repaso resumido de las transformaciones que ha sufrido la falda, se ha visto que ha pasado a ser mayoritariamente de uso exclusivo de la mujer, aunque actualmente se siga utilizando esta prenda en fiestas culturales en cualquiera de los dos sexos. También, se observa que a medida que la mujer ha ido reivindicando su lugar en la sociedad, se ha dejado atrás el ocultar las piernas, reivindicando libertad y comodidad.

Porque aunque aparentemente sea una simple prenda, ha permitido a la mujer manifestarse, a pesar de las críticas negativas y  desprecios recibidos.

Cristina Rueda Jiménez

Gestión de Eventos de Moda y Protocolo

IG: @cristina_rj97


Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


siete − = 6

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS