Diario de una estudiante » CUANDO GIVENCHY ENCONTRÓ A DAVID BOWIE

8 octubre 2019

CUANDO GIVENCHY ENCONTRÓ A DAVID BOWIE

Con motivo del Décimo Aniversario de la Escuela de Moda Elle, el pasado 30 de Septiembre tuvo lugar una mesa redonda en la que participaron expertos profesionales de la talla de Javier Plazas, Luceral y Sara Loeh y en la que fundamentalmente debatieron acerca de la indisoluble unión que ha existido siempre entre la música y la moda ó, lo que es lo mismo, del Sonido de la Moda.

Comenzó rompiendo el hielo Javier Plazas, Coolhunter freelance. Es uno de los analistas de tendencias más reconocidos en España actualmente, también es profesor asociado en Escuela Moda ELLE.

Según sus propias palabras, para entender la moda es importante salir a la calle, saber que sucede en las ciudades que marcan tendencia. Hay que conocer las vanguardias, los nuevos moods, el street art,  los diseñadores que emergen y no sólo los ya consolidados, sólo así existe la posibilidad de descubrir la moda del presente sin una venda en las ojos y anticipar la moda que emergerá en el futuro. Afirma también que las marcas de lujo, en ocasiones, toman las tendencias que ven en la calle como punto de partida ó inspiración para comenzar a crear sus nuevas colecciones.

Javier Plazas cuenta como en un momento de encuentro consigo mismo durante sus vacaciones de verano, reflexionó acerca de que hace posible que la unión con sus amigos haya sido tan estrecha y de manera casi inmediata obtuvo su propia respuesta, sin lugar a dudas, la música y la moda habían jugado un papel fundamental. En este sentido comparten gustos comunes, incluso a nivel cromático. Junto a ellos ha viajado por todo el mundo y, no de manera casual sino, visitando ciudades como Paris ó Berlín que siempre han marcado tendencia. Con ellos comparte su fascinación, por ejemplo, por el sonido de la banda inglesa Portishead considerada como pionera en el género denominado Trip-Hop, además es una banda muy de festivales. Y en moda, siente predilección, al igual que algunos de sus amigos, por la diseñadora holandesa Iris Van Herpen la cual, combina los procesos manuales tradicionales con las técnicas digitales más avanzadas en cada uno de sus diseños de Alta Costura.

Javier continua explicando como la moda es una disciplina que se alimenta de la música y a la inversa, van de la mano, no se entiende una sin la otra, se complementan. Además, el gusto por un tipo de música normalmente, va asociado a una manera de vestir determinada. Así, por ejemplo, la influencia de David Bowie, uno de los mitos de rock más importantes de todos los tiempos,  en el mundo de la moda, es innegable, va mucho más allá de su música. Bowie se alejó de la masculinidad del rock de la época, siempre jugó con la androginía  y fue uno de los pioneros en la incorporación de los estampados de leopardo y las purpurinas de colores. Llegó a adquirir una imagen diferente para cada álbum, el mundo esperaba impaciente nos sólo sus nuevas canciones sino también, su nuevo vestuario y su maquillaje. Sus monos psicodélicos han sido y serán fuente de inspiración para muchos diseñadores y, su americana de rayas horizontales y solapas enormes, explica Plazas, fue reinventada por Ricardo Tisci, director creativo de Givenchy en la colección primavera-verano 2010. Veía el mundo desde arriba, desde lo alto de sus tacones, llevó con absoluto dominio botas altas de látex ó botines cortos. También, son muchos los personajes conocidos que alguna vez se han puesto el rayo tan característico de Bowie (según algunos, la inspiración le vino de un anillo de Elvis Presley con el dibujo de un rayo), entre ellos Lady Gaga o Kate Moss en la ya mítica portada de Vogue.

En 2018 Louis Vuitton, fichó al diseñador estadounidense Virgil Abloh como director creativo de la moda masculina. También, fundador de la firma de moda Off-White y dj. Abloh ganó un Grammy y ha pinchado, por ejemplo, en la discoteca DC-10 Ibiza. Su primer amor fue la música, en una entrevista afirmó: “Cuando haces de dj, utilizas la misma parte del cerebro que cuando diseñas una prenda: quieres que todo el público sienta lo mismo y disfrute contigo”. Es otro ejemplo más, expone Javier Plazas, de la unión tan intrínseca que mantienen la moda y la música. Con Abloh además, una marca de lujo como Louis Vuitton, se ha abierto al streetwear, ya que él es un diseñador que se ha dedicado a la moda deportiva más casual. No en vano, esta marca ha incorporado sneakers de lujo y zapatillas deportivas recientemente que aportan un look masculino más informal y moderno.

A continuación, cogió el testigo Lucía Fernández ó Luceral, Influencer, antigua alumna de Escuela Moda ELLE. Cuenta como muchas noches de insomnio le llevaron a crear su propio blog hace ya más de once años con el que comenzó subiendo fotografías con sus looks, escribiendo post y creando sus propias listas de música. Luceral afirma que todos consumimos moda, incluso los más reacios fundamentalmente porque, todos nos vestimos cada mañana, no salimos desnudos a la calle. Ella entiende la moda como la forma de expresión más pura. Las prendas que escogemos para ponernos todas los días son un texto de nosotros mismos, nos definen. Confiesa que en sus looks siempre hay un toque rebelde sin embargo, no se encasilla dentro de ningún estilo concreto, su estilo parte de sus propios sentimientos. A veces, explica que se viste acorde a lo que le ha transmitido una canción al despertarse por la mañana.

Luceral continúa su intervención afirmando que la música es otra de sus grandes pasiones tanto que, en ocasiones, también trabaja como dj. Se autodefine como “pinchadiscos” y no como dj porque explica, no produce su propia música. En los últimos años, cuando comenzaron a contratarse dj´s en eventos (quedando a un lado la música ambiente), empezó a pinchar para multitud de marcas de moda. Sostiene que no es lo mismo pinchar en un evento para Lâncome a las diez de la mañana que para el evento de apertura de una tienda New Era a partir de las nueve de la noche. Antes de ir al evento, estudia el tipo de público, el lugar (nada tiene que ver una terraza al aire libre con el interior de una tienda), si se consume ó no alcohol e incluso, el dress code.

Luceral cuenta como también le invitan a festivales para que comparta su experiencia, sus fotos ó promocione alguna marca. Actualmente, los principales festivales del mundo mueven millones de personas nómadas que se sienten identificadas dentro una comunidad. Cada festival tiene un nicho que abarca un tipo de música, una estética, una oferta gastronómica y de ocio e incluso, una manera de entender la vida. Los dj´s internacionales más importantes que acuden a estos festivales también colaboran con marcas de lujo. En primer lugar, habló acerca de su experiencia en Coachella Valley. Se trata de un Festival de Música y Artes que se celebra en Indio (California) donde cada año se reúnen anónimos y famosos. En él se pueden escuchar distintos géneros musicales, entre otros, el rock alternativo, pop, hip hop, indie y música electrónica. El festival es conocido además de su música, por la tradición de vestir con la moda hippie de los años 70. Este año, Ariana Grande ha sido una de las cabezas de cartel del primer fin de semana y Luceral explica como, durante la actuación de esta diva de la música pop abundaba una estética cargada de arneses y diademas con orejitas que, poco tenía que ver con los trajes deportivos con fuertes neones de dj´s tan potentes como J. Balbin, Bad Bunny ó Billie Eilish, sobretodo por cuestiones de concepto y comodidad. Por tanto no sólo, cada festival tiene su propia estética, sino que un mismo festival puede englobar distintos estilos entre los asistentes, dependiendo del artista invitado al que sigan.

Después Luceral  aludió al  festival Burning Man. Se trata de un evento anual de siete días que se desarrolla en Black Rock, una ciudad temporal en Nevada (Estados Unidos) que se lleva a cabo en los vestigios de un lago por los propios asistentes, donde se erige un enorme templo central que se quema al final del evento y está rodeada de obras de arte que son auténticas performances. Si bien es cierto que promovía la desmercantilización y no se aceptaban comercios ni marcas, en la actualidad, este mensaje se ha ido desvirtuando poco a poco y, su esencia se ha visto dañada por una excesiva comercialización que ya poco tiene que ver con el concepto de trueque y la ausencia física del dinero de sus orígenes. El primer día de festival es clave ya que sienta los looks para los días posteriores. Cada persona da rienda suelta a su personalidad y demuestra que es un espíritu libre, se transforma por completo y convierte su outfit en una expresión artística más.

Y por último, tuvo lugar la intervención en el debate de Sara Loeh, Promotora de eventos. Todos los clubs por los que Sara ha pasado han sido tendencia en el mundo de la noche y el ocio, siempre da con la música y recrea el ambiente adecuado para cada local. Y después de muchos años de trabajo, ha creado su propia marca, su sello personal. Lleva al frente de Stardust desde hace más de diez años y, sin duda, actualmente es uno de los referentes de la noche madrileña. En este club existen tres áreas, cada con tres géneros musicales distintos y, en cada una de ellas, tres expresiones distintas de entender la moda.

Loeh concluye explicando que tanto la música como la moda son cultura. Hay que descubrir los locales donde la gente se socializa, su música, también es fundamental el respeto por la diversidad y las nuevas estéticas que emergen, apostar por la integración de las nuevas tendencias. No hay que poner tópicos, ni banalizar restando importancia, ni mucho faltar al respeto. De hecho, en ocasiones, la moda underground tiene una connotación más exclusiva que el propio lujo en sí y, cada vez este tipo de moda tiene más peso en la sociedad actual.

Al terminar el debate en la mesa redonda, la cantante y compositora Georgina fue la encargada de ponerle  la guinda final a un evento tan especial. Interpretó “Nunca más”, “Supermujer” y “Rara”, tres canciones que forman parte de “Bienvenido a mi habitación”, su cuarto disco. Afirmó que este último trabajo es el más íntimo de su carrera, hay canciones que hablan de sus padres, su pareja, su abuela y de algunas experiencias que ha vivido y le han marcado para siempre. Supo conectar con las emociones del público con una interpretación muy natural y sencilla acompañando su voz sólo con el sonido de su guitarra y con un look de estilo hippie muy acorde con la melodía porque, no podía ser de otra manera, en este caso también, la música complementaba la moda.

“Sin aliento

sin lamentos

sin recuerdos…amor.

No vuelvas y llévate mi alma para no verla

y mis ojos para no verte más,

mi piel para no sentir tu huella”.

 

                             “Nunca más”, Georgina

 

Mónica Salas Ruiz

Antigua alumna Escuela de Moda Elle

@monica_salasruiz


Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


cuatro − = 1

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS