Diario de una estudiante » CUANDO TERMINA EL IMPACTO, NACE LA INNOVACIÓN

29 octubre 2019

CUANDO TERMINA EL IMPACTO, NACE LA INNOVACIÓN

Con motivo del Décimo Aniversario de la Escuela de Moda Elle, hace unos días tuvo lugar en Octubre de 10 la MasterClass “El impacto de la Innovación y la Tecnología en la Moda” impartida por Francisco José López Navarrete, CEO de Mindway, además imparte conferencias en Universidades y Escuelas de Negocios sobre Protocolo, Comunicación y Relaciones Públicas.

López Navarrete comienza su exposición afirmando que el avance de la sociedad está fundamentada por un lado en el poder del cerebro, de la mente, para ejecutar el pensamiento y por otro lado, en el control que ejecutan nuestras manos, cada uno de nuestros músculos para llevarlo a cabo. Seguidamente diferencia entre las dos grandes eras: La conocida como Machine Age y la Era Digital.

Afortunadamente, ha cambiado la forma de interactuar gracias a la implantación de la tecnología ó innovación disruptiva. En origen la palabra disrupción explica, no tenía una connotación precisamente positiva, sin embargo, en la actualidad se acuña como una ruptura brusca y rápida  con la tecnología hasta entonces dominante pero que, a su vez, permite un significativo cambio tecnológico que conduce a la aparición de nuevos productos y servicios.

Continúa explicando como el papel de la Universidad tampoco tiene nada que ver con el que tenía antes aunque, por supuesto esto no signifique que vayan a desaparecer. Ahora todos tenemos acceso al conocimiento, a cualquier tipo de información por muy específica que sea. Lo que si es evidente es que su roll ha cambiado y ante el gran volumen de datos e información, el conocido como fenómeno Big Data que nos inunda cada día, la Universidad ofrece a los estudiantes las herramientas necesarias para aprender a tomar decisiones y saber discernir que información sí y que información no.

Estamos inmersos en un mundo plenamente digital y las empresas escuchan la voz del consumidor e interactúan con sus clientes cada vez de una manera más personalizada y directa. Pérez Navarrete explica como Zara, por ejemplo, se esfuerza por mejorar constantemente su atención al cliente, buena prueba de ello es la implantación global de su Sistema de Identificación por radiofrecuencia (RFID) que utiliza tecnología de última generación para localizar las prendas en los establecimientos y en sus almacenes para perfeccionar el servicio al cliente. También, realiza un análisis diario de lo que pasa en sus tiendas: cuánto se vende, que tipo de prendas, las tallas. Zara no impone su moda, es la información del cliente que llega de las tiendas la que determina como va a ser el producto final.

Actualmente, el  proceso de decisión de compra se complica, fundamentalmente porque el contexto es muy diferente al que existía hace.

La esencia de las cosas no ha cambiado, las necesidades del consumidor son exactamente las mismas que hace años (están todas creadas) sin embargo, las empresas deben esforzarse por entenderle porque, en este caso sí, el contexto en el que se mueven es diferente. Y es que para López Navarrete: “…la innovación pasa por entender el contexto futuro”.

La innovación, según Lopéz Navarrete, puede comenzar a partir de un problema, pero también desde una solución. A diferencia del concepto tradicional Little i Inovation que busca una solución a un problema concreto, en el que el grado de novedad es mínimo y la disrupción, por tanto, inexistente dado que la resolución se queda muy cerca y lejos de innovar, entra por la puerta grande el concepto Big i Innovation que ha calado profundamente en el día a día de las empresas como consecuencia del alto nivel de competencia actual.

La moda es una expresión cultural, su industria se adapta a los cambios sociales y culturales. Nace en la calle, entendiendo el contexto y la cultura del entorno. Según López Navarrete: “La moda es el indicador más importante de transformación de los modelos de negocio”. Y actualmente, la ventaja competitiva, lo que diferencia una empresa de otra, es el diseño y la experiencia. Y precisamente, tanto en la moda como en el lujo este concepto de ventaja competitiva se materializa elevado a la máxima potencia, de ahí que sea tan influyente para las empresas. Apple, por ejemplo, siempre icono del diseño y la vanguardia ha sabido hacer un giro en los últimos años para atraer la atención de grandes ejecutivos del sector de la moda al tiempo que ha copiado algunas de las técnicas de la grandes firmas del lujo.

López Navarrete concluye afirmando que, se compra, por tanto, un estilo de vida, no sólo un mero producto. Y hoy en día, las empresas buscan precisamente eso, una ventaja competitiva tanto en el producto como en sus características. Se trata de crear una experiencia con la marca, de diseñar una experiencia sensorial que atrae al cliente a mantener un engagement, una relación duradera y de lealtad que permanezca aún con el paso de muchos años.

Mónica Sala, exalumna Escuela Moda ELLE


Deja un comentario

Requerido

Requerido, (permanecerá oculto)


8 + = dieciséis

Hearst España S.L. (en adelante, Hearst España) como responsable del tratamiento utilizará los datos personales que nos facilites a través de este formulario para que puedas comentar en el blog y para cumplir con los requisitos legales aplicables, según se detalla en nuestro Aviso de privacidad.
Tus datos serán almacenados por el plazo legalmente previsto para este tipo de servicios. Si tienes cualquier consulta o duda, puedes hacerlo en cualquier momento enviando un mensaje de correo electrónico a privacy@hearst.es


Subscríbete a los comentarios vía RSS